Archivo Sin categoría

0

Cuentos, que no cuentas, de la lechera

la-lechera

 

No es la primera vez que me quejo de la interpretación de las estadísticas, no por ser falsas, pues toda estadística es un cálculo matemático y por ende exacto, sencillamente por no decir toda la verdad. Hace unos días leí con sorpresa unas cifras y una explicación que me llamaron la atención: un alumno de la escuela concertada cuesta  menos de la mitad que uno de la escuela pública, concretamente tres y siete mil euros respectivamente, deduciendo que la escuela concertada está infradotada. Vayamos por partes y por adelantado mi respeto al derecho a la libertad de elección de las familias a decidir tipo de enseñanza que no de centro, que son cosas distintas.

Para poder hacer una comparación homogénea, habría que comparar en primer lugar exclusivamente el gasto por cada etapa en la educación obligatoria, es decir en infantil, en primaria y en ESO.  Por otro lado, no se tiene en cuenta la ratio, ni de los centros ni en la relación profesor-alumno o la localización de los centros ni su desglose por comunidades en relación al PIB de cada una, pues son éstas las que aportan el 87,8% del gasto y con diferencias significativas entre unas y otras. Tampoco se tiene en cuenta las condiciones laborales de los trabajadores ni sus salarios o contratos, que eso sería otro cantar. Para que me entiendan con un ejemplo sencillo y real, del cual omitiré nombre de localidad  y centro: En una localidad “A”, con apenas mil doscientos habitantes censados y viviendo ochocientos, existe un centro público con apenas cuarenta alumnos que tienen todo el derecho de recibir la misma educación de calidad que cualquiera. El gasto por alumno es mucho mayor que en la localidad “B”, donde un centro concertado en una localidad de seis mil habitantes y dos centros públicos está a 25 alumnos por aula. Sin embargo en esa localidad “B”, el gasto por alumno es parejo en comparación con el centro público que también está a 25. Ahora piensen en Extremadura y concretamente en Cáceres, en su dispersión geográfica y en nuestras cada vez más pequeñas localidades y en los niños que viven en ellas.

No, la educación pública no es mas cara que la concertada, en igualdad de condiciones es pareja, es el montante destinado a la pública del total, y que comparado y dividido es el que da como resultado dichas diferencias, y si les digo la verdad, recemos para que siga siendo así.

Pero por si acaso, un dato oficial sacado del último informe publicado el pasado 29 de julio por el MECD:

Escuela Pública: Si se considera únicamente el gasto público por alumno en centros públicos en la E. no universitaria, en el año 2014 es de 5.169 euros, y considerada su evolución desde 2009 (5.606 euros) aparece un decrecimiento global del 7,8%. Por comunidades autónomas, País Vasco, C. Foral de Navarra y Cantabria presentan el gasto más elevado por alumno en centros públicos no universitarios. En todas las comunidades autónomas se ha producido una disminución, salvo en Extremadura, siendo las comunidades con mayores descensos en términos relativos Castilla–La Mancha, Comunitat Valenciana y Cataluña.

Escuela Concertada: El gasto de las Administraciones educativas dedicado a la enseñanza concertada ha pasado de 4.025,0 millones de euros en el año 2004 a 5.768,5 millones de euros en el 2014, incrementándose, por tanto, en 1.743,5 millones de euros. Las comunidades autónomas aumentan su gasto en 1.739,4 millones de euros, mientras que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte lo hace en 4,3 millones de euros. De 2004 a 2009 se observa un crecimiento continuo del gasto en conciertos, produciéndose una disminución a partir de 2010 y un repunte en 2014.

0

Cuando dos más dos sean 5, yo seré Papa.

10408770_1587753748147485_1537221271686904088_n

Lo dijo Bertrand Russel, lógico y filósofo brtitánico, para ilustrar el principio de que cualquier conclusión se puede deducir de una proposición contradictoria. A pregunta de un alumno «Imagine que usted piensa que 2+2=5, ¿se puede deducir que usted es el Papa?, Russel respondió: Supongamos que 2 + 2 = 5; Restemos 3 de cada uno de los miembros de la identidad; obtenemos 1 = 2. Por simple simetría, 1 = 2 implica que 2 = 1. Ahora, dado que el Papa y yo somos dos personas distintas, y dado que 2 = 1, el papa y yo somos uno. Como resultado de ello, yo soy el Papa.

Pues ese día ha llegado, como lo oyen. El Gobierno ni corto ni perezoso acaba de lograr hacer realidad el sofisma matemático alcanzando el estatus de Papa. Concretamente y para ser exactos, ha conseguido que un 4,7916 sea un cinco, y el Papa es infalible – imagino que por eso se pretendía relegar la “Filosofía” del currículo de Secundaria-.

El problema, una vez superado el “Matemático” y el “Religioso” por gracia divina, es el “Literario”. Si entendemos por “aprobado” o “superado” un cinco sobre diez, cómo subsanamos la proposición contradictoria de quien no alcance el 5 apruebe o supere la etapa. Muy sencillo, desvinculamos los resultados, que total, lo ponen unos funcionarios que se llaman docentes, y con un contundente “y cumple los requisitos de titulación” soluciono el problema, ya que los requisitos los pongo yo, cuando quiero, cómo quiero y me dé la gana, que para eso antes me he convertido en Papa e infalible. Muerto el perro se acabó la rabia.

Pero todavía falta por solucionar la optativa, Valores Éticos. En qué lugar queda el trabajo y el esfuerzo de aquellos alumnos que sí han alcanzado y superado el cinco, cuando ahora se le trasmite la idea de que con menos esfuerzo podrían tener el mismo título, cuestión de Física básica, pues se queda justamente en el lugar 18 del periodo 1 de la tabla periódica Química, en Helio.

Aunque “Tecnológicamente” hablando, unos tengan más o menos exigencias en resultados dependiendo “Geográficamente” de si tienen “Lengua cooficial”, esto puede justificarse en beneficio de la “Artes Escénicas”.

Y es que para sacar el título de ESO, no hay que haber aprendido una “Primera Lengua Extranjera” en Oxford,  o saber “Latín”,  basta con que lo sepa el que dispone los requisitos de titulación, aunque “Musicalmente”, se dé la nota.

En fin, puestos a elegir, antes que a Russel, prefiero a Arthur Blair, más conocido por George Orwell, y una cita de su obra 1984, “La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sí solo”, a lo que añadiría, también en Política aunque no se estudie en la ESO.

0

El pueblo sin niños.

firhall

 

No creerán lo que les voy a relatar pero es absolutamente cierto. Existe un pueblo en  Escocia, al norte del Reino Unido donde está prohibido que vivan niños. Sus ciudadanos pueden recibir visitas de éstos a determinadas horas y con cierta frecuencia pero no vivir, aunque sí dejan una mascota siempre que no sean ni patos, conejos, palomas y abejas. Tampoco crean que todos pueden vivir allí, hay que tener más de 45 años. La explicación de tales inusuales restricciones es que el pueblo fue creado con esas condiciones, y los propietarios del terreno sólo venden casas con esas premisas, pensando en formar un pueblo específico para vivir con absoluta tranquilidad hasta el final de los días. Eso sí, el lugar elegido al parecer es un paisaje de cuento.

Contrariamente a Firhall, los pueblos extremeños quieren niños, es más, necesitan niños para no morir, y para que haya niños necesitan una escuela, porque ello implica que las familias terminen trasladándose a la localidad más cercana, con escuela, y sin niños el futuro no tiene futuro, como en Firhall, solo la espera, además de influir en el aislamiento rural ya de por sí relevante en muchas poblaciones. Todavía suelo escuchar cuando conozco a alguien residente o nacido en un pueblo, como con orgullo en su descripción incluye “es pequeño pero tiene una escuela”, otra manera de decir mi pueblo vive y seguirá vivo.

Es por eso por lo que la supresión de unidades jurídicas en centros pequeños, aulas para que me entiendan, aunque no se cierren colegios, es de especial importancia.

En ese sentido, no crean es un gasto superfluo mantener escuelas o unidades con pocos alumnos, incluso con escasos alumnos, evidentemente mientras sus padres así lo deseen. Ese gasto que pareciera no cumpliera los requisitos de racionalización del gasto educativo está cumpliendo con creces la misión más importante que la escuela pública ofrece y que es la garantía de que cualquier alumno nacido donde haya nacido tenga el mismo acceso a la misma educación en igualdad de condiciones.

La escuela rural sólo tiene una solución que además no sólo compete a Extremadura y no sólo es educativa. Políticas para incentivar a las familias y a quién pretenda tenerla, desde el Estado al municipio y empleo.

0

Autonomía y Autonomías

money-167735__340

Ahora también suspendemos en la autonomía de los centros según la OCDE. Somos de hecho el número 31 de 35 países, con un 57,5%  frente a un 71% de media y a 37,9 puntos del primer clasificado, que en este caso es la República Checa.

Si bien,  autonomía  no tiene por qué ser determinante en cuanto a la idoneidad de resultados, sí comprobamos que aquellos países con mejores resultados están por encima o en la media del ranking. La LOMCE incluía mejoras para aumentar dicha autonomía, pero éstas no son de gestión directa para los centros educativos, son a las distintas administraciones educativas a las que delega dicha potestad para permitir una verdadera autonomía de centro en sus tres ámbitos: organizativo, de gestión y pedagógico.

Si hablamos de gestión pedagógica, ésta vendría establecida a través del proyecto educativo que también puede ser de especialización curricular, atendiendo a las singularidades de su población y que incluye la  organización autónoma de agrupamientos, o bien, proyectos educativos de  carácter innovador, que  pueden adoptar experimentaciones, todo con su extra de recursos.

Si hablamos de gestión, se permite la ampliación de recursos humanos y económicos según la población escolarizada y las necesidades acorde con el proyecto y su justificación y rendimiento.

Dónde está el problema, se preguntarán. La respuesta es sencilla y económica. Curricularmente cada autonomía sobrecarga y encorseta en demasía los contenidos, horarios de cada materia y las materias sin tener en cuenta la población escolar concreta a la que va dirigida, que sólo conocen los centros. Los recortes económicos, de plantilla o la ampliación de horas lectivas, imposibilitan una verdadera autonomía de gestión pedagógica. Sólo aquellas Autonomías que dedican cierto porcentaje de su PIB a educación pueden permitirse cierta autonomía de centros. Aquellas cuyos recursos educativos vienen marcados para programas previamente establecidos desde el Gobierno Central o la UE, difícilmente podrán adaptar su realidad a la realidad educativa de su región. Esa es una de las diferencias existentes entre los resultados de una u otra Administración.

0

Carmina

carmina

 

Carmina, maestra jubilada, confunde un anuncio de televisión y cree que le ha tocado la Lotería de Navidad. Pues oiga, muy bonito, pero interpretaciones las que quiera.

Dónde quedó el “calvo de la Navidad” que nos acompañó durante siete años, animándonos a frotar los décimos en cada alopécico amigo, que por cierto inesperadamente alguno dejó de serlo momentos después. Pero fue en 2013 donde el boom del anuncio nos hacía estar pendiente del archiconocido “Anuncio de la Lotería de Navidad”, con aquel aterrador anuncio donde Caballé, Marta Sánchez, Bustamante, Raphael y Niña Pastori, cantaban en un sombrío pueblo más propio de “Las brujas de Zurragamurdi”. O que me dicen de Antonio, el gerente de un bar que guardó un décimo a su cliente que no lo había podido comprar. Ni hablar de Justino, el guardia de seguridad que se dedicaba a alegrar la vida de los compañeros manipulando maniquíes, dicen que el dueño de la fábrica también le felicitó por escrito, después de ver el anuncio.

Este año le ha tocado a una maestra jubilada, yo prefiero pensar que el hecho de haber escogido una maestra es porque justifica el cariño de todo un pueblo, pues todas las generaciones que han pasado por ella le deben algo, aunque sea una mentira piadosa. Quiero pensar también que el hecho de que sea mayor no tiene relación con que sea fácil de engañar o que el error se haya producido por estar senil, quiero pensar en todos aquellos que hoy día, fruto de su pensión, ayudan a sobrevivir a sus hijos, nietos y biznietos.

También es cierto que podían haber escogido una jubilada de las que ahora molan en los anuncios, haciendo aerobic o cenando patas de cordero para demostrar su salud dental y de profesión empresaria publicitaria, pero a ver quién le compra un décimo. También podrían haber elegido uno de los 4.671.490 pensionistas que no llegaron a los 667 euros mensuales, el límite que marca la exclusión social, según los datos del Ministerio de Empleo recogidos por la Red Española de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en su último informe.  O a los millones de personas que pasan solas esos días sin familia, pero con familia. No me disgusta el anuncio porque me gustaría pensar que ojala todos fueran tan felices como Carmina antes de ver la televisión.

0

Y España lloró.

dia de la hispanidad

Hoy por ayer, miércoles 12 de Octubre, celebramos la Hispanidad, Fiesta Nacional de España, que aunque todos sepamos, no viene mal recordarlo, fue elegida por la fecha cuando Cristóbal Colón por mandato de los reyes Isabel y Fernando de Castilla y Aragón, llegó a una isla del continente americano, Guanahaní, dando a su regreso a conocer por primera vez en Europa la existencia de un Nuevo Mundo.

Pareciera que el hecho no fuera tan trascendente para el mundo (sobre todo para algunos iletrados que fuera del contexto histórico analizan con la moral del sigo XXI,  lo acontecido en siglo XV) pero lo fue y no solo por Colón. Hasta entonces el mundo estaba conectado parcialmente, pero además de éste, en 1498, el portugués Vasco de Gama conectó Europa con la India y en 1522 Juan Sebastián Elcano circunnavegaría por primera vez el globo en tres años (1519-1522), y esta vez sí, logrando la interconexión del mundo. El día de la Hispanidad, el día de España, celebramos el germen de lo que hoy conocemos como nuestro mundo mundial, que diría Manolito Gafotas, y sí, estamos orgullosos de ser españoles.

Desde pequeño aprendí en la escuela a amar España, no por regímenes políticos ni adoctrinamiento moral o nacional. Mis maestros me invitaron a leer a los gallegos Rosalía de Castro o Eduardo Pondal, a estudiar a los catalanes Salvador Dalí o a Gaudí,, o al ya mencionado, Juan Sebastian Elcano, guipuzcuano o Pío Baroja y Nessi, original de San Sebastián, generación del 98 y exmiembro de la Real Academia de Lengua Española. Crecí amando la riqueza cultural, literaria, emprendedora, científica, deportiva, histórica…etc.

Ayer por hoy, miércoles 12 de octubre, celebramos la Hispanidad, Fiesta Nacional de España, después de mucho tiempo, llovía en todas las regiones, comunidades y provincias y pareciera no fuera casualidad, pareciera que España lloraba. La que ha sido nación de naciones, cuna de cunas, derrama sus lágrimas como aquella madre que en su cumpleaños no puede tener a todos sus hijos reunidos en la misma mesa.

EEUU o Alemania…alguna con miles de años menos de existencia, son estados federados, o Länders,… pero ambos tienen una diferencia con nuestra España, ante todo son Norteamericanos y Alemanes,  una sola bandera, una sola cultura y un solo propósito, sentirse y hacer sentir el orgullo de su país.

0

Menos deberes y más cenas

menos deberes y mas cenas

Diga usted que sí, el anuncio de Ikea, “menos deberes y más cenas”, es un claro ejemplo de cómo hay que hacer los deberes sencillos y sin agobios para el niño, sobre todo para un niño de Primaria que en el anuncio parece de segundo o tercer curso.

Pregunta de la madre: hay diez croquetas y nos corresponde un tercio a cada uno, ¿cuántas croquetas sobran?. Pues mire, el problema no crean es tan sencillo. Tal cual está formulada la pregunta, un tercio de 10 casi siempre es 3,3 con periodo, pero como son cuatro, faltarían al menos tres croquetas o dos si no contamos decimales. Si se refiere a croquetas por unidad indivisible, teniendo en cuenta que en la escena final, la de la resolución de las croquetas, aparecen cuatro personas y hay diez croquetas, efectivamente como dije antes, sobrarían dos croquetas, pero no les correspondería un tercio, si no un quinto y además me pregunto para qué habrá hecho las otras dos que sobran. Si lo que se pretende es repartir las croquetas por partes iguales, serían dos croquetas y media, un cuarto. Si se está refiriendo a un tercio de cada croqueta por cabeza…en fin, nadie durmió esa noche…ni cenó. Un maestro simplemente hubiera frito doce croquetas.

Cada cierto tiempo, cíclicamente, los deberes vienen a salir en los medios de comunicación, y casi siempre, el problema es de los maestros que mandan mucho, quizás los haya, pero para eso está la tutoría, las reuniones de padres, y el diálogo familia escuela que debiera ser el cauce para tartar esos temas si los hubiera, pero sobre todo el confiar en el docente, como se confía en cualquier otro profesional, que sabe cuándo, cuánto y qué mandar de apoyo a lo aprendido en clase para que nuestros hijos alcancen los objetivos que marca el curriculo y sin los cuales suspenderían, no porque lo diga el maestro, porque la ley así lo estipula.

Otra cosa, señores de IKEA, es la racionalización de los horarios en España y la conciliación de la vida familiar y laboral, cuestión política que es más difícil de abordar y criticar que echar las culpas a los de siempre. Por cierto, un amigo también cena croquetas, después de traer a sus hijos del inglés, taekwondo, natación y piano.

0

Himnos, pitos, banderas y Apocalipsis.

la la la

Qué se puede esperar de un país cuya letra del himno es un monosílabo, pegadizo desde que Massiel ganara Eurovisión, pero monosílabo al fin y al cabo. A nadie debe escapar  la paradoja que cada comunidad autónoma tenga su letra, reivindicativa, motivadora, emocionante…y sin embargo no seamos capaces de poner letra a nuestro himno nacional.

Cada vez que hay una final de Copa del Rey volvemos a las andadas, siempre y cuando participe algún equipo cuya comunidad autónoma tenga algún conflicto de pretendida independencia con el Estado. En esta edición hasta los jueces se han pronunciado, no por el himno, silbado, si no por las banderas. Imagino que los tiempos que corren y la situación política no habrán tenido algo que ver, pero resulta curioso que la justificación del juez sea la libertad de expresión mientras no genere violencia mientras la UEFA, que ya ha multado dos veces al F.C. Barcelona por las banderas, prohibe “El uso de gestos, palabras, objetos u otros medios para transmitir un mensaje no apropiado en un acontecimiento deportivo, especialmente mensajes que son políticos, ideológicos, religiosos, ofensivos o de una naturaleza provocadora”.

En fin, como reza en alguna disposición curricular para Primaria  de la República Dominicana :“Respetar y cuidar todo el conjunto de símbolos que nos identifica como país, himno, bandera y escudo, es una manera de amar y apreciar lo que somos como nación” así que la póxima vez que acuda a una final de copa, canten Paquito el Chocolatero y saquen la bandera del toro de Osborne (y así lo salvamos de las corridas como escudo nacional).

Lo siento, en este país de medias tintas y del sí y del no, y del todo vale porque nada vale, o  se respeta el himno o no hay himno, o tenemos cien banderas o solo una, pero esa tibieza ideológica me recuerda a un pasaje del Apocalipsis: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ­Ojalá fueses frío, ó caliente!. Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.

O tenemos o no tenemos, o cantamos o bailamos la Sardana, pero decídanse, y actúen en consecuencia, porque los ciudadanos tampoco soportan (ni se merecen) a los tibios.

0

Y al séptimo, curso, descansó.

Así-en-el-cielo-como-en-la-tierra

Pues no, no hablo ni de Dios ni de la creación del mundo, hablo de cursos y de Primaria, porque no lo duden, después de este sexto – y después siempre viene un séptimo-, por fin todos descansaremos, familias, alumnos, directores  y docentes.

El mal endémico de nuestra Educación, y es de siempre, es el concepto. Cuando llegamos a cualquier Gobierno, en cualquier ámbito, no nos ponemos al servicio de la Educación, ponemos la Educación a nuestro servicio, no al personal, o al menos no se debiera, al de las siglas que nos dio la potestad, y así nos va. Las mal llamadas reválidas de sexto de Primaria -que al carecer de carácter académico, no son reválidas- es una buena muestra de ello. Las comunidades del PSOE, y alguna más, se oponen a ellas, es lícito, no les gusta la Ley, no es su Ley. Pero presentar oposición o no gustar es una cosa y otra bien distinta es incumplir, no la Ley de Educación, porque la Ley es la LOMCE, y la manipulación del lenguaje diera a entender que es la denostada, polémica y poco consensuada Ley educativa, sembrando la empatía entre sus contrarios, que somos la mayoría. Lo que se está incumpliendo es el Real Decreto 1058/2015, por el que se regulan las características generales de las pruebas de la evaluación final de Educación Primaria establecida en ….la LOMCE? no, en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, la LOE.

La diferencia no es pequeña, una Ley emana del poder legislativo, un Real Decreto del ejecutivo. Tal como señala la LOE en su artículo 21.2, el Gobierno establecerá los criterios de evaluación y las características generales de evaluación para todo el Sistema Educativo Español. Es decir, realmente la ley que se está incumpliendo es la LOE, de cosecha socialista, al desautorizar al Gobierno actual no cumpliendo dicho R.D. 1058/2015, que sí es de cosecha popular, pero las elecciones tienen estas cosas, uno legisla creyendo que ejecutará, y cuando no puede ejecutar, da igual contravenir lo que legisló.

Los Reales Decretos no se pueden ignorar o ningunear, es saltarse el orden constitucional, es ignorar al poder legislativo y al ejecutivo según quien esté y  es ignorar las bases de cualquier sociedad.

Que no le gusta… a mí tampoco, pero tenemos mecanismos para cambiar leyes y decretos, o a alguien se le ha olvidado para qué sirven las urnas, sí…eso llamado democracia.

0

La última lágrima.

el-mundo-del-deporte-muestra-sus-condolencias-ante-las-victimas-en-belgica

El infame atentado terrorista llevado a cabo en Bruselas vuelve a llenar los ojos de los europeos de lágrimas, que aún siendo el lugar lo de menos, no ha sido elegido aleatoriamente. No soy amigo de escribir sobre tan execrables actos, pues considero es también unos de los  fines último que se persigue por parte de los terroristas, influir a través del miedo en la ciudadanía de a pie, cambiar nuestros hábitos de vida, o simplemente dedicar algún tiempo a tan repugnante acto, llámense como se llamen, pertenezcan a una religión, a un movimiento o a una reivindicación, pues  por sí solo el medio deslegitima la causa y es ahí dónde creo radica la falta de solución.

Mientras se suceden tan abominables actos, nuestros responsables políticos, de toda Europa, buscan y rebuscan en el diccionario frases lapidarias y emotivas sobre la libertad, la justicia, la actuación conjunta y un final feliz a través de la unión, que ojo, bienintencionadamente buscan trasladar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía. Sin embargo qué se hace pasados tres días, dónde está esa unión, o mejor dicho, qué solución aceptada y consensuada por todos se adopta, y el problema es que no solo es Europa, el problema es global y sí es cierto, la solución global.

Sin embargo, qué se hace, pues más que adoptar castigos sumarísimos, – cuando un fundamentalista se inmola, es decir,  está dispuesto a perder su propia vida, no sé si es más conveniente que sea un héroe para ellos que un mártir contra nosotros – o empezar guerras, primero porque las guerras son entre países y el enemigo en este caso no es ningún país, lo que no quita el actuar conjuntamente en determinados países de todas las formas posibles, primero políticamente.

Pero lo importante es preguntar dónde están los musulmanes que no abrazan la violencia, dónde están esos millones de personas. Son los propios musulmanes los que deben salir a la calle, publicitar su mensaje de paz, influir en sus jóvenes y condenar dichos actos, por todos los medios y difusiones posibles, públicas y privadas, en mezquitas y en cadenas de televisión, y redes sociales, no nosotros, poca credibilidad para un radical podría tener un cristiano o un agnóstico.

Solo cuando acabemos con esa maldita radicalización extremista echaremos la última lágrima.