Archivo Educación

0

Teatro de Colegio

Como saben, el Congreso de los Diputados ha dado luz verde para “suspender” el calendario de implantación de la Lomce.

Tanto lo vivido en el Congreso, como el anuncio estrella del PP a las puertas de la investidura, no son más que teatrillos de colegio de cara al público, lo cual demuestra el verdadero valor que la educación tiene para nuestros políticos. El PP se apresuró a anunciar, cual falsa moneda,  que dejaría sin efectos las llamadas reválidas, pero ciertamente este curso las reválidas carecían de carácter académico, el único cambio real y en futuro lejano, sería la titulación en el caso de los alumnos de cuarto si no superasen la evaluación, pero ni eso ha sido pensando en el alumnado, pues dicha modificación puede tardar entre seis y siete meses y a día de hoy muchos alumnos y docentes desconocen qué cómo o cuándo, pues dicha medida repercute directamente en lo ya elegido, realizado o realizable, y evaluado o evaluable. Además aventuró un incomprensible  Pacto Educativo en seis meses, cuando además de llevar la friolera de 30 años intentándolo fallidamente, una simple y sola congelación, como la aprobada antes de ayer, tardaría casi lo mismo.

Respecto a la iniciativa socialista respaldada por el resto de partidos, el teatro es el mismo. Si ya sabes que se va a parar lo único posible de la LOMCE, y no se puede suprimir una Ley Orgánica mientras no haya otra, si se está creando una subcomisión para trabajar un pacto y además el 28 de Noviembre, no el 24, se incorporará lo manifestado por las comunidades en la mesa sectorial, dime para qué presentas la iniciativa.

Por una vez que los resultados electorales propician el entendimiento de todos por un bien común sin que salgan vencedores ni vencidos, la vieja política sigue en los nuevos políticos y la educación cual pueril pelota de tejado en tejado , mientras alumnos, familias y docentes se esfuerzan en adivinar de qué lado caerá la pelotita.

Todos admiramos La Casa de Bernarda Alba de Lorca, o el Mercader de Venecia, de Shakespeare, pero si de verdad les importa la educación no la conviertan en un teatro político y siéntense en sus butacas pensando en el público pero sin público, verán como sí se puede, si de verdad se quiere.

0

En primer lugar, la certidumbre.

images

No lo digo yo, lo ha dicho el señor Ministro de Educación, Cultura y Deportes, Íñigo Méndez de Vigo,  quien utiliza el término certidumbre para referir que en educación, a semejanza de la Constitución de 1978, que se hizo sobre la base del consenso y la perdurabilidad, lo primero es que cada nuevo gobierno no deshaga lo realizado por el anterior, por lo que propone un Pacto Nacional por la Educación, y a eso llama certidumbre.

Y es que el término certidumbre es de los pocos que tienen pocos significados más allá de certeza, que es el conocimiento seguro y claro de algo o la firme adhesión de la mente a algo conocible, sin temor de errar.

La idea de un Pacto Nacional por la Educación es buena, deseable  y necesaria, lo que me produce cierta “incertidumbre” o de futuro incierto, es que lleguemos al mismo,  visto lo visto tras las elecciones generales, y no solo eso, las posturas diametralmente opuestas, dígase laicidad, conciertos educativos, evaluaciones externas, filtros, accesos, asignaturas, años escolares o tipos de FP.

Actualmente y con certidumbre, lo único que podemos decir es que los resultados no nos acompañan, que los actores principales de los numerosos cambios legislativos en educación son los mismos que los que ahora proponen un futuro pacto y sobre todo que cada uno tiene un pacto propio. Certidumbre en cuanto al modelo educativo español, sencillamente no existe, tenemos diecisiete modelos, también sobre el régimen de nuestros docentes funcionarios e interinos, tampoco existe, pues no hay estatuto propio, ni certidumbre sobre el gasto público en educación, que depende del “gasto” del gobierno de turno, ni si quiera certidumbre de gobierno de turno a día de hoy, por no hablar del ejemplo, la Constitución del 78 que muchos abogan por cambiar.

En alusión a la célebre frase de Platón sobre Sócrates, “sólo sé que no sé nada”, si un Pacto Nacional en Educación  quiere transmitir certidumbre, lo primero tiene que ser creíble, es decir, transmitir credibilidad, no certidumbre, y mientras no sea así, sólo sé que no sé nada”, pero tú, tampoco.

0

Estadísticas educativas

Bernard Shaw

Decía Bernard Shaw que:“La estadística es una ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno” El MECD acaba de publicar los Datos Avance del curso escolar 2013/14, donde interpreta que el número de docentes ha subido.

En dicho estudio estadístico, los centros públicos cuentan con 4.189 docentes más en enseñanzas no universitarias y 1.255 más en centros privados. Igualmente aumentan los centros, en la escuela pública hay 76 centros nuevos por 96 de la privada. Esto no quiere decir que el aumento de centros sea proporcional al aumento de docentes pero sí podemos comparar estadísticamente los totales. Existen 18.816 centros públicos donde trabajan 476.806 docentes de la pública que coexiste con 8.834 centros privados con 193.972 docentes de la privada. La conclusión es que en los centros públicos el profesorado ha aumentado un 0,878% mientras que en la privada el aumento ha sido del 0,647%.

Lo chocante es cuando pasamos a los alumnos. El 68,3% del alumnado está matriculado en centros públicos, 5.521.224 alumnos, y el 31,7% restante en centros privados, 2.562.770 alumnos. El incremento en enseñanza pública es del 1,0% y en  enseñanza privada del 0,3%, y eso sí que es significativo pues explicaría la creación de 76 centros más en la escuela pública pero llama la atención la creación de 96 centros privados más para un importante menor número de alumnos de la privada, concretamente 30 centros más para menos de un tercio de los alumnos de la pública.

Si comparamos los mismos datos en los mismos campos de la base de datos del MECD, en el curso 2011/12 la escuela pública contaba con 494.516 docentes para 18.602 centros públicos y 188.451 docentes para 8.453 centros privados.

Según Datos Avance 2013/14 comparados con el curso escolar 2011/12 hay 17.710 docentes menos en la pública para 214 centros más y  5.521 docentes de la privada más para 381 centros privados nuevos.

Como decía Bernard Shaw, el problema de las estadísticas es que no dice cuál de los dos está obligado a ir en autobús.

0

Paseando a Mr.Greenwich

paseando-a-miss-daisy-img-138987

 

Corría 1942 y Francisco Franco, adoptó el horario Alemán en contra del entonces vigente, que en palabras técnicas significa que pasó del GMT, Tiempo del Meridiano de Greenwich,  al GMT+1, es decir, añadir una hora al horario de entonces haciéndola no coincidente con la luz solar española. De aquellos barros estos lodos que se diría.

Ahora nuestro Gobierno se está planteando seriamente volver al primigenio GMT vendiendo la conciliación laboral y familiar, que aunque pudiera ser cierta, nada tiene que ver con el impacto que para las relaciones económicas con el resto de países del entorno más cercano significaría igualar el horario. Pero para eso, el reloj no basta.

España, que también atrasa y adelanta el reloj una hora, pero una hora más tarde, en verano, tiene adquiridos unos hábitos o costumbres, incluso convenios laborales y jornadas escolares adaptados no al horario GMT+1, (que unas manecillas no deciden cuando se entra o sale de trabajar), adaptados a la idiosincrasia española, a la siesta y su acervo cultural.

Volver al GMT +0,solo moviendo la rosca del reloj y pensar que con eso concentraremos las horas de trabajo  entrando a las ocho y saliendo a las cinco o a las seis, con una hora para comer, cambiar las horas de parrilla televisiva, irnos a la cama entre las nueve o las diez, o cambiar la jornada escolar de nuestros hijos- lo que les obligará a comer en el propio centro y a la comunidad adaptar tiempos y espacios-, es una utopía si no se realiza un gran esfuerzo económico en infraestructuras, negociador en los convenios, en ayudas y bienestar social, incluso en complementos salariales según zonas geográficas o asignación familiar como en Francia. El esfuerzo  incluso podría ser legislativo.

Con la crisis actual, dudo se pueda adaptar jornada laboral y conciliación familiar en estos momentos, salvo craso error de  adaptar a la baja lo que debiera ser adaptado al alza, pongo como ejemplo las congelaciones y recortes de  los funcionarios, adaptación por orkidos, término médico en referencia a  los testículos, con perdón. 

 

 

0

Con W de Becas

 los becarios

Y nuestro Ministró explicó las becas, es decir, repitió lo que todos sabíamos salvo una excepción, según Wert se amplía la partida en un 20%, según la oposición se recorta un 24% y el resto de los ciudadanos de a pie ya no sabemos a quién creer, aunque exista un razonamiento lógico para equilibrar la balanza. Si la partida para becas ha aumentado, por qué se aumenta la nota media de 5 a 5.5 para la exención de matrículas y se eleva a un 6.5 para las dinerarias. A esta pregunta solo caben dos respuestas, o bien se pretende ahorrar en becas, por lo que no se aumenta, o bien se pide una “contraprestación” al derecho de recibirla, por lo que pierde parcialmente el sentido de becar a quien lo necesita por motivos económicos, sin asegurar de ese modo la igualdad de oportunidades (no olvidemos que en principio ese es el fin primero y último de las becas), por lo que aquellos que tildan las reformas de ideológicas no estarían exentos de razón.

Fuera como fuese, subyace en todo este despropósito, un aire rancio de olvido a la razón de ser de cualquier político, tanto de uno como de otro lado, que no es otro que el ciudadano. Como por desgracia nos tienen acostumbrados, la educación en España es y será un arma política más que un derecho si no ponemos arreglo, pues gobierno y oposición se han dedicado unos a defenderse y otros a atacar según el lustro al que hicieran referencia, o de izquierdas o de derechas, que si más financiación, que si recortes, ideologías, censuras…, mas de lo mismo. En este caso ni gobierno, que no ha explicado la letra pequeña, ni oposición, que no ha preguntado por ella, han estado a la altura de sus cargos en cuanto a su responsabilidad para con la sociedad.

Nadie ha explicado que aquellos que por ejemplo opten por matrículas parciales recibirán en el mejor de los casos 60 euros, nadie ha explicado la importancia de los créditos y la asistencia a las clases lectivas que varían según la rama, o los requisitos para el primer curso y los requisitos para el resto, tampoco se ha explicado las becas para Bachillerato, FP medio o FP superior. Por poner un ejemplo, para becas de matrícula a partir del segundo curso, si cursas ciencias, arquitecturas o ingenierías, necesitarás haber aprobado un 65% de los créditos, si estudias ciencias sociales o humanidades un 90% y además, el 5.5 de media, para el resto de becas, las dinerarias, un 100%, en primera opción, excepto para ingenierías y arquitecturas con un 85%. y un 6.5 de media Si pasamos a Bachillerato, FP medio o superior, la nota media también será, excepto para FP medio con un 5, de 5.5 para la exención de matrícula y así un sin fin de letra pequeña.

Por cierto, lo de fijar la beca por residencia según el familiar mas cercano es curioso, como haya que pagar la carrera al hijo de Urdangarín en Suiza, nos va a salir por un pastón.

0

Funcionarios manzana

A partir del 15 de octubre entra en vigor  (presten atención porque últimamente se lee más el DOE y el BOE, que el Hola) las medidas derivadas del real decreto Ley de 20/2012, completando el real decreto Ley de 20/2011, sumado al decreto ley 1/2012 de 25 de junio para Extremadura y ahora el nuevo decreto Ley 2/2012 de 8 de Octubre, junto a los presupuestos generales autonómicos para el 2012… y todavía falta por saber el del 2013, “qué jartá” de papeles para decir “estoy a dos velas”.

En definitiva, todos estos reales decretos- leyes, vienen a decir lo primero, que hacen falta reales, y lo más fácil es dejar de pagar a los trabajadores que dependen de mí, les dejo sin la mal llamada paga extra, que no es más que un sueldo al año, pero aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid les meto las variaciones en los permisos y la incapacidad temporal, esto es: como muchos enferman, que me paguen por enfermar pues tras años de lapidación pública al funcionario, lo enmascaro aduciendo prevención del absentismo que además algún resentido con su situación y la nuestra, aplaudirá.

No crean que deja de tener chiste la cosa, los tres primeros días de baja nos quitarán el 50% de cada día, hasta el vigésimo el 25%, incluyendo el 50% de los tres primeros días pero eso sí, a partir del vigésimo primer día se cobrará el 100%, sumando los tres con 50% y los 17 restantes con el 75%. Es decir, no se trata del absentista esporádico, hablamos de un funcionario con una baja por enfermedad real con veinte días de convalecencia, certificada por un médico (a no ser que se dude de los médicos).

Esto es incitar a que el funcionario deje de ir al médico para evitar que le de la baja, con enfermedad o sin ella, ya que algún fundador de dicha medida debe estar acostumbrado a pedir bajas por doquier y se la den por doquier. Hoy día un médico sólo te da la baja si estás enfermo, enfermo de verdad y suele ser un mínimo de cinco días, por lo que el absentista por la cara no es lo general, otro de los tópicos típico de políticos que no han trabajado en su vida y que por tanto desconocen lo que es el mundo real, con sus cafés a 50 céntimos, pues a ellos les basta con no asistir a una sesión parlamentaria, sin más.

Para algún político, los funcionarios somos gandules, improductivos, innecesarios, exageradamente bien pagados para lo que hacemos y ahora estafadores, aunque muchos nos preguntamos qué papel pintan aquí los especialistas que certifican dichas bajas o los inspectores médicos que dependen de cada Administración.

Imagínense una gripe, Manoli, maestra de infantil, 64 años porque no llega a los 35 cotizados, sin paga extra, congelado el sueldo, con dos hijos en la universidad y uno con tres titulaciones en paro, casado, ¿creen que perderá tal cantidad por una gripe? No. Al tercer día contagiará a toda la clase, a los veinte días la gripe se habrá convertido en neumonía y al año, que ya se podría jubilar, pediremos el rescate a Europa que le obligará a trabajar hasta los 67, aunque el médico le ha dado de vida hasta los 66 (el vecino del segundo que es amigo y médico y no puede darle baja oficial). A su funeral acude toda la clase entre toses y mucosidades preguntándose, “ya podrías haber ido al médico, Manolita” y ésta desde su tumba responde: pssss! Oficialmente, sana como una manzana.

Esto último es una exageración o un  chiste…. por ahora.

0

Una LOMCE a lo George Clooney

 

Era inimaginable que el nuevo Gobierno no reformara la LOE, en primer lugar por su condición de alternante (cada legislatura cambiante tenemos una), y en segundo lugar porque las tasas de fracaso, abandono escolar temprano, pruebas de evaluación nacionales e internacionales, informes y estudios varios, estadísticas titulación-paro, etc. conformaban un panorama educativo seriamente preocupante, a coto plazo no solo a nivel competencial o educativo, a medio y largo plazo, económico.

No creo en absoluto que esta nueva reforma educativa intente ningún tipo de cambio ideológico como algunos pretenden (o pretendan) aunque claramente  se vislumbra  un cambio de 180% en cuanto a maneras y criterios que sin el pertinente desarrollo normativo y cuidada aplicación, podría derivar en cuanto a nivel organizativo y cumplimiento de objetivos y/o metas propuestas, a una mecánica de trabajo típicamente privada o empresarial.

Que no se asuste nadie, no hablo de privatización de la educación, hablo de mecánica de trabajo. Ciertos ejemplos así lo indican. Empecemos por el preámbulo, el “in y el out”, anglicismo creo sobrante para un preámbulo de una ley educativa, esto viene a decir que resumidamente que hay que dar más importancia a los resultados y eficacia que a las distintas dotaciones, centros docentes o número de maestros y profesores.

A continuación la “especialización de los centros”, otra táctica muy utilizada en el entorno empresarial, podrá (o no podrá) impartir otras áreas pero pretenden sea un reclamo para que cada cual opte por el mejor de los centros especializados. Esto además a buen seguro traerá competencias (esperemos que no rivalidad) entre los mismos, digamos como Pepsi y Coca cola o Burger King y Mc Donald, pero el colmo de los colmos es el estilo norteamericano del Director del centro al que se le otorga cual George Clooney en “Up in the air”, la potestad de escoger a sus maestros y profesores, eso sí motivado, pero motivado por el Director con su misma mismidad. Modelo al más puro estilo empresarial.

Por último el cénit de la empresa privada, los resultados, que aquí se llaman evaluaciones, no una ni dos, hasta cuatro, y en teoría para evaluar más los conocimiento que las competencias, sin embargo en esto sí coincido (aunque desconfíe del qué evaluar), sin evaluaciones es difícil saber dónde está el problema, lo que me temo es que esos “traslados forzosos” de los “no amados por sus spoilers” sumado a la excepcionalidad de mezclar cuerpos distintos entre titulados distintos y la dichosa especialización terminen por convertir al funcionario docente en el chico de los cafés del director de turno que a su vez lo será de la administración de turno y a su vez del Gobierno de turno. Quiero y espero equivocarme.

Habrá que esperar a las aportaciones y diálogo social y sindical para esclarecer todo esto, si lo hay, y que al final sean los técnicos los que emulen a Romanones, “ustedes hagan las leyes que nosotros haremos los reglamentos”.

0

Sentido y Sensibilidad

Como en la película dirigida por Ang Lee, la administración en educación no puede ser todo sentido, Emma Thompson, ni puede ser toda sensibilidad, Kate Winslet, en primer lugar porque la razón pura aplicada es magnífica para los números, pero los números carecen de sentimientos, para la razón no es rentable mantener un centro con 5 profesores para 9 alumnos, en segundo lugar solo la sensibilidad no puede ser la piedra angular de cualquier administración, incluida la educativa, para la sensibilidad exagerada está justificado mantener un ciclo formativo para un alumno.

Sin embargo, exclusivamente la razón, no valora que ese centro con 9 alumnos está en Extremadura, en una población con 800 habitantes reales y que el centro escolar más cercano está a 35 km por carreteras secundarias o que cerrar ese centro es un mazazo incluso a la supervivencia del mismo pueblo como del mismo modo sería ofertar un PCPI a 4 alumnos en otra localidad rural que les permita conseguir alguna mínima titulación cuando sin esta oferta, el futuro para ellos hubiese sido salir del sistema. Apliquemos el sentido necesario para optimizar recursos, pero con la también necesaria sensibilidad con la realidad sociogeoográfica de nuestra comunidad autónoma.

Sentido y sensibilidad, economía y filosofía, exconómicamente que el funcionario no reciba el sueldo íntegro en los primeros 90 días de baja es un ahorro significativo para la administración pues serán unos ingresos extras no contemplados por ahora, filosóficamente ni la excusa aportada, controlar el absentismo, -para eso basta con controlar los partes médicos a través de la inspección médica que para algo está- ni la medida en sí es moral, ya que con nuestros impuestos pagamos a la seguridad social o a muface una sanidad precaria y deficiente, a la que debemos sumar el incremento por recetas para que ahora encima una enfermedad nos cueste dinero, precisamente cuando más se pueda necesitar. Sin embargo, no veo por ningún lado que al concejal, alcalde o político de turno, algunos también funcionarios y quizás con un C2, otros ni siquiera, cobrando sueldos y dietas de Director General para el que se necesita ser A1, que se ausenta de su trabajo, se pone enfermo o se dedica  al pastoreo en su jornada de trabajo se le imponga restricción salarial alguna.

Sí señor, y mientras tanto, sentido y sensibilidad, sentido espacial para medir las aulas por metros cuadrado y sensibilidad para poner una etiqueta que diga: “Aquí se crían pollos en cautividad, con un mínimo de media hora de libertad al día garantizado  con un 50% de cereales, Marca Extremadura, señal de calidad”, mientras el avicultor reza por no coger una gripe que le descuente más su congelado sueldo.

Menos mal que nada de esto influye en la calidad de la educación, palabra de Ministro.

0

Lo que tiene precio, carece de valor.

Decía Nietzsche que aquello que tiene precio carece de valor y para el nuevo Gobierno la educación tiene precio, poco al parecer. Sin ánimo de caer en la demagogia, y en referencia a la frase del ilustre filósofo, la educación debiera estar por encima de cualquier tipo de ajuste y/o recorte, sobre todo cuando se es consciente del vertiginoso ritmo a la que nuestra sociedad del conocimiento avanza,  así como  la competitividad exigida en el mercado laboral, tanto nacional como internacional por lo que no es hora de dejar de remar porque en educación nadamos contracorriente y dejar de hacerlo solo significa retroceder, y eso es lo que pasará con las nuevas medidas adoptadas, sí o sí. Algunos pensamos que la educación es un valor que no tiene precio, por eso en nuestra dispersa geografía con nuestra escasa población, que cualquier extremeño tenga acceso a la misma es un bien inmaterial que debiera estar protegido.

Entiendo y todos entendemos la caótica situación actual, soportamos -los funcionarios más que el resto- recortes en nuestros maltrechos salarios, ingresos… padecemos en carne propia, consanguínea o por afinidad, el cáncer del excesivo paro pero seguimos luchando, tenemos esperanza y queremos seguir teniéndola y solo una educación de calidad puede garantizarnos salir de esta crisis como ídolos sin pies de barro, con unos cimientos que permitan afrontar con menos desgaste futuras crisis. A nadie escapa que gran culpa del excesivo paro es la poca formación de nuestros trabajadores, a nadie escapa que aquellos países con menor índice de fracaso y abandono escolar temprano, mayor gasto educativo, mejores resultados académicos, con varias universidades en la élite, han soportado mucho mejor que otros esta crisis, más mundial para unos que para otros. Si comparamos por comunidades tasas de paro con tasas de fracaso escolar comprobaremos las enormes similitudes existentes.

Al grano, las medidas propuestas por Wert no significan un ahorro tan significativo que justifique el daño irreparable que va a producir en la escuela pública y rural. En primer lugar el aumento horario será acatado porque somos profesionales y funcionarios pero sobre todo a tenor de la legislación vigente que marca hasta 21 horas en Secundaria, de hecho donde es necesario se están dando, los habrá que den menos, no digo que no, pero obligar a un mínimo -que no máximo- de 20 horas, significará tener que acudir a impartir asignaturas afines y ahí empezará el declive de la calidad de la enseñanza, cuando el físico ya no solo deba dar matemáticas, imaginemos por ejemplo biología, o el de latín deba dar lengua o viceversa. Sí señor Wert, eso es ir contra la calidad de la enseñanza. En Infantil y Primaria no hay problema, todos los docentes extremeños están a 25 horas lectivas.

Sobre ratios es mejor no hablar, si 20 niños, en infantil o primaria, es complicado, 25 ó 28 extenuante, 30 ó 33 -la legislación contempla un aumento de un 10% de la ratio establecida con carácter excepcional y según las circunstancias- es literalmente inviable para el docente y para el alumno. En Secundaria 36 ó 40 será un auténtico caos también por la singularidad y número de profesores que entran y salen, ni que decir tiene que en el caso que esto sea así, se acabaron los proyectos, los apoyos, los programas etc… Sí señor Wert, eso es ir en contra de la calidad de la enseñanza. Además ni que decir tiene que ampliando ratios el ahorro donde se produzca será limitado, sería ahorro si se subiesen los mínimos para fusionar niveles, ciclos, o cerrar centros y eso sí depende de nuestra Consejería y no de las exigencias Ministeriales por lo que espero que después de las intenciones expresadas de suavizar al mínimo dichas medidas por parte de la Consejería, dicha aberración no se produzca.

Tampoco está nada claro las bajas de diez días pues ignoramos si hace referencia a cubrir las bajas de más de diez días, ahora mismo en Extremadura es así, o de no cubrir los diez primeros días de baja, lo cual y con los nuevos horarios díganme como se hace pues no debería haber docentes para ello, de hecho si esto fuera así esperemos que no se pongan malos muchos profesores porque tendrá que ser el conserje quien los lleve al patio cual cabrero. Sí señor Wert, eso sí es ir contra la calidad de la enseñanza.

Utilizando otra frase, esta vez no de un filósofo, pero pronunciada con la misma autoridad moral, ¡cómo que no se puede tocar la educación o la sanidad, si algo está mal habrá que cambiarlo!, pues por supuesto, pero se cambia para mejor no para peor, se busca la excelencia educativa, no ahorrar como sea y a costa de lo que sea, se busca optimizar los recursos, no acabar con ellos. Un hombre puede llegar a estar tres meses sin comer pero no por eso estamos tres meses sin comer, un docente ya está apurado con 20 alumnos, agotador con 25, 33 o 40 es como dejarnos sin comer tres meses.

En fin, lo que no tiene precio carece de valor y tomar medidas antidiluvianas en vez de afrontar las medidas necesarias para reformar nuestro sistema educativo o por fin dar luz verde al estatuto de la función pública docente también es carecer de valor pero lo que no tiene precio es comprobar como algunos se van a cazar elefantes mientras otros pagarían por ser aquellos porteadores que caían por la montaña mientras buscaban el cementerio de elefantes.