Sobre el Autor: Saturnino Acosta García

Descripción
Gaditano de cuna y Extremeño de adopción.

Entradas por Saturnino Acosta García

0

Los miserables

los-miserables-foto

 

 

En una de las novelas más importantes del siglo XIX, Víctor Hugo escribía “Los miserables”, que entre muchas lecturas, quizás la más importante, proclamaba la defensa de todos los oprimidos en cualquier situación y momento.

En esta situación pandémica, los docentes nos están sacando mayoritariamente las castañas del fuego, hasta aquí correcto, pero ahora, una vez superado el primer impacto, llega el segundo, cómo reaccionará nuestro sistema educativo de cara al tercer trimestre, a las evaluaciones, titulación o promoción, pues éstos aspectos sí competen más a las instrucciones dadas desde arriba, que del trabajo realizado desde abajo y que el profesorado sólo podrá aplicar, por eso, quiero centrarme en lo que nos importa, nuestros alumnos, y en especial análogamente a los oprimidos y desfavorecidos de Víctor Hugo, a nuestros miserables, que por cierto, en estas circunstancias no podemos saber ni quiénes son, serán o dejaron de ser.

Realizar evaluaciones objetivas para titular o promocionar sería lo normal en circunstancias normales, pero ni ayer, ni hoy, ni mañana, van a ser circunstancias normales, y basar sólo en evaluaciones, máxime sin estar acostumbrados, un error, y una injusticia, si no se tienen en cuenta los procesos y la situación actual.

Qué hacemos con ese alumno que le costaba y que necesitaba de la figura del profesor para ir superando poco a poco el curso o necesitaba programas de refuerzo, y ahora se ve desamparado, o también, pocos, aquel alumno que le ha tocado un docente que no se maneja de forma online. Pero también está el apartado privado. Quién está más o menos afectado por esta situación. Quién tiene unas condiciones o ayuda más que otros en el confinamiento o la ha perdido. Quién puede medir por el mismo rasero a un colectivo sin saber qué está pasando en cada casa, en cada cabeza o en cada familia ante esta espantosa situación. Quién mira por esos miserables, en sentido figurado, que Víctor Hugo defendía.

Hoy más que nunca me gustaría recordar a nuestras autoridades educativas, respecto a la titulación y la promoción y sólo en este estado excepcional, el filosófico imperativo categórico: Obra sólo según aquella máxima por la cual puedas querer que al mismo tiempo se convierta en ley universal en cualquier situación y momento.

No debemos olvidar que nuestros docentes están haciendo su trabajo, pero también el alumnado, es decir, el curso no se está perdiendo y por supuesto ponderable, pero quizás podamos ajusticiar a muchos miserables si queremos aplicar lo mismo a los mismos cuando nada ni nadie es el mismo.

 

 

 

0

Opositavirus

opocalipsis

Como sabéis, no ha habido unanimidad respecto a celebrar las oposiciones de Secundaria, FP y Medias, lo que a mi parecer sólo evidencia la deslealtad entre comunidades, la falta de liderazgo de nuestro Ministerio de Educación y una evidente dejación de funciones por parte de nuestro Gobierno Central, que en el actual Estado de Alarma en el que nos encontramos debiera haber adoptado una decisión coordinada entre el Ministerio de Educación, Política Territorial y Función Pública y el primero con el Ministerio de Sanidad, con nadie más, porque hoy lo primero, lo que más importa, es la salud, la de nuestros opositores y también la de aquellos que han de coordinar, programar y realizar las pruebas.

En segundo lugar Administración Pública, que debiera garantizar esos puestos de trabajo sí o sí, hoy, mañana y pasado mañana, y al otro. Y por último nuestro Ministerio de Educación, no sólo al tratarse de oferta de empleo público docente, también para calibrar las circunstancias actuales de nuestros opositores, la duración del Estado de Alarma y la proximidad a la realización de las pruebas.

Todos ellos esperaban otra cosa, yo esperaba otra cosa, que esta pandemia que nos está matando indistintamente de los territorios y que nos recluye en nuestros domicilios, nos hubiese enseñado a ser más solidarios que nunca, a estar más unidos que nunca, a empatizar con el otro y a remar en la misma dirección por el bien común.

En una especie de juego pueril e impropio de “tú la llevas”, nuestro Ministerio de Educación no ha querido ejercer sus funciones y les ha pasado el “tú la llevas” a las comunidades autónomas que a su vez, en un alto número, derivarán su responsabilidad jugando al “tú la llevas” a los sindicatos, cuando la decisión de convocar en estas circunstancias, no es de ellos, sí la de velar por las condiciones, el acceso, la oferta……

Es curiosa la responsabilidad que se delega cuando no se quiere asumir las consecuencias de unas decisiones que pudieran afectar la continuidad en esos cargos que algunos dicen ejercer, cuando les conviene ejercerlos, claro.

Den ejemplo por una vez a toda la ciudadanía que lo está pasando realmente mal, hagan un esfuerzo y olviden sus juegos políticos unos, los que no han querido consenso, y recuerden sus responsabilidades otros.  Pónganse de acuerdo, sean leales por una vez a todos los opositores de todos los territorios y decidan por unanimidad si hay, si no hay, si se retrasa y para cuándo, que además del coronavirus muchos están padeciendo el opositavirus.

 

 

0

Pin, pam, pum.

02-16

 

Es que no aprendemos. Seguimos utilizando la educación como instrumento ideológico según quien gobierne, polarizándola y lo que es más grave, manipulando a alumnos y poniendo a los docentes a los pies de los caballos.

La primera arma arrojadiza educativa, de esta legislatura, y seguramente no será la única ni la última, tanto de unos y de otros, ha sido el tristemente famoso “pin parental”. Dejen de enfrentar a docentes, familias y alumnos llevando a las aulas una guerra que no es la nuestra. La única solución posible, para este despropósito, que llevamos padeciendo toda la comunidad educativa es una Ley de Educación fecundada en un Pacto Educativo y parida por el resto de agentes sociales. Por favor, dejen de mezclar a los docentes en guerras ajenas a nuestro trabajo. Bastante tenemos en intentar enseñar a nuestros alumnos, a pesar de la mediocridad de nuestros políticos, para que encima nos utilicéis para vuestros fines, unos y otros.

Respecto al pin parental, lamento decir, bajo mi modesta opinión, que todos y ninguno tienen razón, precisamente por utilizar torticeramente el sistema educativo como política ideológica más que como fin educacional. Es normal que los ciudadanos ajenos y profanos en legislación educativa se encuentren enfrentados y confundidos, nadie les ha explicado ni de lo que se está hablando ni de los instrumentos, obligaciones y derechos, así como de mezclar las churras y las merinas, que son ovejas, pero de distinto aspecto y uso, las churras son alimento y las merinas lana fina.

Quisiera empezar por las churras, esto es, por nuestro día a día.

Las actividades complementarias, son las organizadas por el Centro durante el horario escolar o lectivo, de acuerdo con el Proyecto Curricular, y tienen un carácter diferenciado de las propiamente lectivas, tanto por el momento, los espacios o recursos, pero lectivas al fin y al cabo y por tanto obligatorias, así pues, las   ausencias a estas actividades deben ser justificadas por los padres. Las actividades extraescolares contrariamente son fuera del horario lectivo y voluntarias para los docentes y los alumnos.

Aquí ya encontramos la primera explicación, si las actividades complementarias son actividades obligatorias, los padres no pueden decidir la asistencia, por lo que se hace necesario un instrumento nuevo que los habilite, y así nace el pin parental, no porque se esté en contra del docente, señor Ábalos, porque éste realiza un trabajo técnico y profesional, valorado muy positivamente según las últimas encuestas nacionales e internacionales.

 

No se está  enfrentando a docentes y familias, los críticos están en contra de que los contenidos que pudieran impartirse dentro de un hipotético nuevo Proyecto Curricular con nuevas asignaturas sean de dudoso fin exclusivamente educativo y contrario a la legitimidad del derecho de las familias a formar a sus hijos según unos límites marcados en nuestra Constitución y legislación. No lleve la guerra donde no corresponde según su conveniencia.

Esa batalla es otra y seguramente con multitud de campos donde librarlas y no está en el trabajo de los docentes que programan sus clases, lo mejor que pueden para alcanzar los objetivos legalmente establecidos, ni en la asistencia obligada de los alumnos.

Imagínense que un padre tuviera la potestad de que su hijo no asistiera a una exposición sobre la teoría de la evolución de las especies o negarse a realizar un trabajo sobre Kant o Marx. El melón que se abre podría ser realmente perverso para la comunidad educativa, especialmente dañino para el trabajo del docente y en definitiva perjudicial para el desarrollo integral del alumno, tanto en la pública, como en la concertada o la privada.

Otra cosa bien distinta es la lana de las merinas.

Igual que el pin parental es una muy mala opción para un centro escolar y para el grupo clase, la batalla Curricular, para aquellos que así lo consideren, deben librarla en otros campos de concreción educativa, legislativa y política. Los niveles de concreción Curricular son tres, el primero de ellos es el diseño curricular prescriptivo que depende del Ministerio de Educación, y en su caso, en base a ese, de la CCAA, el segundo es el Proyecto Curricular de Centro y/o Etapa, que depende del Centro Educativo, y el tercero es la Programación de Aula que depende de los docentes.

El Proyecto Curricular Base es quien obliga al de Centro y éste a su vez a la programación de aula.

Si considero que el Proyecto Curricular de Base, el Estatal, invade competencias exclusivamente de las familias, vulnera ideas y/o principios fundamentales o constitucionales, o no van destinados al único fin de formar y educar en libertad o son de marcado carácter político o ideológico debo presentar batalla política y judicial.

Si mi oposición es el segundo nivel de concreción, el Proyecto Curricular de Centro que debe estar incardinado en el Proyecto Educativo del Centro, es en el Consejo Escolar de mi centro donde debo ejercer mi derecho, pues el Proyecto Educativo es presentado y aprobado por el mismo. Ahí es donde los padres y madres tienen el poder y la facultad en la elección, organización, desarrollo y evaluación de las actividades escolares complementarias, pero no individualmente según consumidor.

Luego está el último nivel de concreción, la programación de aula que la realiza el docente y en base al resto de niveles de concreción. Los padres y madres tenemos el derecho y la obligación de exigir y velar porque la actividad sea acorde a lo establecido en el resto de niveles de concreción, y en su caso, denunciar que así no sea. Les aseguro que el docente de la escuela pública está más preocupado de que su hijo aprenda a adoctrinarlo, en nuestras escuela pública, gracias a Dios, no existe adoctrinamiento y si alguien lo pretendiera seríamos los mismos docentes los que lo denunciáramos.

Pero lo cortés no quita lo valiente, Personalmente no me gustaría, por ejemplo, que Puigdemont le diera a mi hijo una clase sobre la Constitución Española o que Otegui explicara las causas y desarrollo de la existencia criminal de la banda terrorista ETA, pero si Puigdemont en vez de defender la Constitución vulnerara o no acatara lo establecido curricularmente para con ella, u Otegui no condenase la violencia, entonces ejercería a través de los canales establecidos, legales, judiciales y educativos mis derechos y los del menor, que es hijo mío, no en propiedad, efectivamente, pues no es un objeto, pero con el que tengo el deber y el derecho a que nadie lo use como tal.

Repito, todos tenemos razón y ninguno, bajo mi punto de vista, pero la solución no es el Pin Parental o El Libro Rojo de Mao, la solución es el diálogo y el consenso educativo desarrollado en una Ley de Educación ajena a las ideologías políticas, centradas en el profesorado que tenga como beneficiarias a las familias y como único fin el desarrollo integral del alumno.

Definitivamente les rogaría nos dejen enseñar en paz, programar en paz, diseñar nuestras actividades en paz y no utilizarnos según les convenga, a ver si el próximo “pin” no va a ser parental si no docente.

0

Jurar la Constitución y !Votar a Brios!

jurar
¡Voto a Brios! y Juro por Iker en la portería.
Por si no lo sabían, la famosa expresión ¡Voto a Brios!, no hace referencia a votar, aunque tenga cierta relación con el artículo. En tiempos de la Edad Media, debido a la prohibición de tomar en nombre de Dios en vano, se usaba como eufemismo de ¡Juro por Dios!, pues estaba perseguido por la Justicia utilizar como expresión el nombre de Dios.
Qué tiempos aquellos donde la argucia, picaresca, respeto e inteligencia popular se saltaba la legislación vigente, hoy día, jurar, se puede jurar por lo que uno quiera, aunque sea contradictorio al juramento, ofensivo, irrespetuoso o inocentemente sacado de un concurso de Mises.
El esperpento de lo vivido ayer durante el juramento o promesa de la Constitución en el Congreso de los Diputados pareciera más un episodio de los Monthy Python, qué digo, al menos un episodio de “La que se avecina”, preludio de la que se avecina, con la connivencia de aquellos que se saben deudores por un sillón a cambio de un voto, rayando además de lo ridículo, lo surrealista. Daba igual que usted jurase por la Constitución y prometiese luchar contra ella, o que lo hiciera por Chiquito de la Calzada, todo era válido, todo vale cuando París está en juego, desde una misa, a permitir prometer una república mientras se jura, o perjura explícitamente, cumplir una constitución que anuncias querer romper.
Hubo juramentos para todos los gustos, por los presos políticos que sólo son presos, por la república vasca, que serán vascos pero no república, por el uno de Octubre, un referéndum ilegal, por España, por la España vaciada o cual Miss, por el planeta y por el amor, cual Corín Tellado, que me parece muy digno, pero es como jurar por la Torta del Casar en un concurso de corte del jamón Ibérico.
Es decir, para que nos entendamos, supuestamente uno jura la Constitución para cumplir la Constitución, condición indispensable para ser diputado en el congreso, y sin embargo con taquígrafo promete no cumplirla. Seamos serios, o se elimina o el juramento o en futuro alguno va a jurar porque Iker Casillas vuelva a la portería de la Selección o Falcao al Atlético.
Hace tiempo que muchos de nuestros políticos no son lo que eran, ni el Congreso de los Diputados tiene nada que ver con el de antaño. Fueran de donde fueran, proviniesen de donde proviniesen, de la ideología que fueren o del carácter que tuvieran, todos respetábamos a todos y cada uno, porque se hacían respetar, se respetaban y respetaban el orden constitucional que es el derecho que da los votos en democracia, además de por sus maneras y por sus formas, pero sobre todo porque por encima estaba la Constitución y el deber y la obligación por el interés común de todos los españoles y todo eso es lo que les hacía respetables. Si se pierden las formas, las maneras y el respeto, se pierde la política y el valor de los votos.
ResponderReenviar
0

Navajas suizas y la calidad de la enseñanza.

5446157663_bc4fd7f710_o

Hoy empezamos un nuevo curso escolar, tanto para alumnos como para padres y madres, los docentes ya llevamos tiempo trabajando, aunque nadie nos lo reconozca. Conocemos a nuestros alumnos, sin habernos presentado, nuestras aulas están preparadas para ellos, sin haber llegado, nuestra enseñanza está programada, sin haber empezado, y aún así, el trabajo realizado, el conocimiento de expedientes, el aula preparada y las programaciones programadas, valga la redundancia, están hoy actualizadas para recibir a nuestros alumnos, del nivel o enseñanza que sean. Debo exceptuar a nuestros compañeros interinos que por desgracia hasta ayer u hoy ni los conocen, ni saben, ni han podido programar, ni siquiera preparar su aula, por la sencilla razón que la Administración los relega, aún sabiendo su destino a 31 de julio, a no incorporarse hasta anteayer u hoy, dependiendo del caso.

Los docentes no sabemos ni de cifras ni de datos, sabemos de aula, de alumnos, de familias y de condiciones sociolaborales, dependiendo de la situación de cada uno. Ayer se dieron a conocer por parte de nuestra Administración, unos datos y cifras que parecieran la panacea,  y siendo sincero, también debo  decir que lo cortés no quita lo valiente, y aún reconociendo la sensibilidad por la escuela rural, y ciertos servicios educativos, más próximos a la conciliación familiar y laboral de las familias, que la del profesorado y de los objetivos de excelencia de nuestro alumnado, nuestro sistema educativo es deficiente, en cuanto a resultados, gasto por alumno y el esfuerzo extra, sin recompensa ni reconocimiento, para con el profesorado. Algo estaremos haciendo mal y algo tendremos que cambiar.

Los últimos datos de la OCDE respecto a la educación y resultados así lo denotan en cuanto a Extremadura se refiere. No somos los últimos pero casi, en todo tipo de estadísticas. De hecho, tenemos casi un 21 % de los llamado “ninis”, que ni estudian ni trabajan, por un escaso 10% del País Vasco.

Quizás, debamos más centrarnos en nuestro profesorado y las enseñanzas que en cuestiones varias y me explico. Nuestros docentes de Secundaria darán las horas que den pero un docente de Orientación Educativa no puede dar Música, porque ni puede hacer lo uno ni dar bien lo otro, y del ejemplo doy constancia de ello. Ni el especialista de inglés puede serlo y dar conocimiento del medio en segundo y ser tutor de tercero, ni el bilingüe puede darlo todo y además ser tutor y preparar Carnavales. Ni dieciocho ni catorce ni 25. Si quieres calidad, busca calidad, que con navajas suizas no se hizo la Sagrada Familia.

Quiero pensar que esta legislatura y nuevo curso que empieza sea, para nuestra Consejería, el reconocimiento social, académico, laboral y económico del profesorado, de su formación y de su reflejo en el alumnado, que son los beneficiarios del gasto anterior y no de “navajas suizas”, que somos hoy por hoy el profesorado, para nuestro sistema educativo.

0

De pensiones, pensionistas y Linde…zas.

Así-en-el-cielo-como-en-la-tierra

 

Y es que Linde, es un lince: “Sería bueno que la gente no solo invirtiese en vivienda, sino también un poco en activos financieros”, dí que sí, hombre. Para qué quiere un pensionista casa en propiedad, es mejor sacarle las castañas del fuego al Gobierno de turno, y si la tienes te…lindes.

Es decir, además del cobro de un injusto IRPF a los jubilados, haber pagado una hipoteca, impuestos incluidos, durante toda una vida y no haberlo hecho en planes de pensiones o activos financieros, es punible. Que la frase fue poco acertada está fuera de dudas, pero su aclaración es casi peor, “la renta en especie es parte importante de la pensión y no se suele mencionar, pero es una realidad”, ya que “no es lo mismo” pagar un alquiler de 600 o 700 euros al mes que una comunidad de 100 euros”.

Pues no, señor Linde, no es lo mismo “parquear” el yate a 500  euros la noche en Puerto Banús, que pagar 100 de comunidad, por una casa en propiedad, hogar diría yo, donde criaste a tus hijos con mucho esfuerzo y pretendes te sirva de merecido descanso hasta el fin de tus días, aunque al parecer debemos dar gracias.

En mi modesta opinión, ningún jubilado debería pagar IRPF, si su único ingreso es la pensión generada por toda una vida de trabajo donde año tras año ha tributado, entre otras cosas para cobrar su pensión, por los ingresos recibidos con el sudor de su frente.

Aclarando la injusticia, la base imponible está formada por las distintas rentas que puede ganar una persona física. La parte más importante para la mayoría de habitantes son los rendimientos del trabajo. Después están los rendimientos de capital mobiliarios, por ejemplo, dividendos o participaciones, inversiones, etc. Luego, los rendimientos de capital inmobiliario, ingresos a partir de alquileres,  arrendamientos o subarrendamientos y por último los empresariales por cuenta propia.

Resumiendo, toda una vida pagando impuestos hasta para ir al cine, y cuando has dado un tercio de tu sueldo al Estado durante 38 años, encima tienes que pagar por lo que ya has pagado. Si se tiene otras vías de ingreso, alquileres, inversiones, y se ingresa, bien está, pero si no es así, aunque sea legal, es una inmoralidad, a no ser que cobres 176.481 euros brutos, que entonces te importaría un pimiento el cálculo de la pensión o la comunidad de vecinos, vecinos incluidos.

@SaturAcosta

0

Toda una vida…te estaría cotizando.

 

descarga

 

O no. Cual bolero de los Panchos, y bien pancho se ha quedado alguno largando la noticia, la nueva propuesta de cálculo de las pensiones por toda la vida laboral cotizada, nos ha sorprendido a todos. En primer lugar porque no estamos acostumbrados, en término de hacienda, pensiones, impuestos o subidas salariales a las buenas noticias, y cuando alguien dice, sobre todo si es del Gobierno, que la propuesta supone una mejora, sin detallar la letra pequeña, pues uno desconfía, la verdad.

En segundo lugar porque los políticos nos tienen acostumbrados a soltar “globos sonda”, para tantear no sólo a la ciudadanía, a otros grupos políticos, centrales sindicales, gestores europeos…, observadores europeos, bancos europeos, FMI, etc.

Lo cierto es que apenas pasado un día del anuncio de Fátima Báñez, Ministra de Empleo, ya un portavoz del PP ha matizado que en realidad estaba proponiendo una fórmula que se aplica en otros países europeos y que permitiría a los trabajadores a no contabilizar los años con cotizaciones más bajas, aunque tampoco ha especificado el número de años. Más tarde se volvía a aclarar que sólo para aquellos que superasen los 38 años cotizados y voluntariamente. En definitiva, ni sabemos ni saben todavía qué se proponen, ni para cuántos, ni para cuándo.

Lo único cierto es que mientras escuchamos cuentos de lechera, lo seguro es otra realidad bien distinta. Desde el 2013 ya se viene alargando progresivamente la edad para jubilarse que pasará a 67 años a partir de 2027 con 38 años y 6 meses cotizados y para el cálculo de la pensión a los últimos 25 años de cotización, en vez de 15, en 2022. Por ahora, en 2018 sólo son los últimos 21.

Pero la realidad, no los buenos augurios de algún druida económico, tampoco acaba ahí. En 2019 que a muchos se nos olvida, entrará en vigor el famoso factor de sostenibilidad, es decir vincular pensión, salario y esperanza de vida que más o menos significa que si vas a vivir mucho mejor te pago menos.

 

Como sigue la canción de los Panchos “No me cansaría de decirte siempre, pero siempre, siempre, que eres en mi vida ansiedad angustia y desesperación”.

0

Oposiciones docentes 2018.

oposiciones

 

Hay vida después del 1-O. De hecho, para muchos opositores a puestos docentes, tanto si se es interino trabajando, interino a la espera, u opositor de nuevo acceso, su particular vida, y esfuerzo y trabajo, empieza dos años antes de cada convocatoria de oposición.

La golosa propuesta de empleo público a cuatro años, consiguió momentáneamente, templar la paz sindical. El compromiso, negociar la primera quincena de septiembre, un calendario estable y común, el desarrollo de las pruebas, el temario, las plazas y cuerpos que se van a convocar y demás aspectos de vital importancia para los opositores.

A escasos ocho meses de unas hipotéticas oposiciones docentes, los opositores, por ahora, solo pueden imaginar el futuro, aunque sin garantías de futuro, porque todo está en el aire. Parece que el Ministerio de Educación ha convocado para el 05 de Octubre, si el 01 no lo impide, la Conferencia Sectorial de Educación, es decir, a todas las autonomías, para abordar la OEP y las oposiciones, y debe ser el propio Ministerio quien lidere la necesaria confluencia de convocatorias, fechas, cuerpos y especialidades a convocar.

Inmediatamente después, pues llegaría con un mes de retraso, reunir a la Mesa Sectorial donde unificar los criterios de oferta, pero también de acceso, esto es, temario, baremos, requisitos, titulaciones y demás. Incluso se debería abordar un único modelo de acceso y gestión a interinidades por el bien de la cobertura de las necesidades del sistema educativo y del propio aspirante. Nuestros opositores tienen el derecho de saber con tiempo suficiente y con garantías, qué, cómo, dónde y cuándo.

Estamos viviendo unos momentos excepcionalmente singulares donde la realidad nos ha demostrado que la desvertebración autonómica, y particularmente la educativa, nos divide más que nos diferencia entre iguales. Seamos coherentes y actuemos en consecuencia, tanto por la unión, lealtad y coordinación debida entre las comunidades como por nuestros miles de opositores que a día de hoy no saben, pero padecen.

La desvertebración estatal que padecemos, especialmente la educativa, sólo da lugar a que algunos… rufianes y algún que otro…mas, hagan su octubre, perdón agosto.

0

Cuentos, que no cuentas, de la lechera

la-lechera

 

No es la primera vez que me quejo de la interpretación de las estadísticas, no por ser falsas, pues toda estadística es un cálculo matemático y por ende exacto, sencillamente por no decir toda la verdad. Hace unos días leí con sorpresa unas cifras y una explicación que me llamaron la atención: un alumno de la escuela concertada cuesta  menos de la mitad que uno de la escuela pública, concretamente tres y siete mil euros respectivamente, deduciendo que la escuela concertada está infradotada. Vayamos por partes y por adelantado mi respeto al derecho a la libertad de elección de las familias a decidir tipo de enseñanza que no de centro, que son cosas distintas.

Para poder hacer una comparación homogénea, habría que comparar en primer lugar exclusivamente el gasto por cada etapa en la educación obligatoria, es decir en infantil, en primaria y en ESO.  Por otro lado, no se tiene en cuenta la ratio, ni de los centros ni en la relación profesor-alumno o la localización de los centros ni su desglose por comunidades en relación al PIB de cada una, pues son éstas las que aportan el 87,8% del gasto y con diferencias significativas entre unas y otras. Tampoco se tiene en cuenta las condiciones laborales de los trabajadores ni sus salarios o contratos, que eso sería otro cantar. Para que me entiendan con un ejemplo sencillo y real, del cual omitiré nombre de localidad  y centro: En una localidad “A”, con apenas mil doscientos habitantes censados y viviendo ochocientos, existe un centro público con apenas cuarenta alumnos que tienen todo el derecho de recibir la misma educación de calidad que cualquiera. El gasto por alumno es mucho mayor que en la localidad “B”, donde un centro concertado en una localidad de seis mil habitantes y dos centros públicos está a 25 alumnos por aula. Sin embargo en esa localidad “B”, el gasto por alumno es parejo en comparación con el centro público que también está a 25. Ahora piensen en Extremadura y concretamente en Cáceres, en su dispersión geográfica y en nuestras cada vez más pequeñas localidades y en los niños que viven en ellas.

No, la educación pública no es mas cara que la concertada, en igualdad de condiciones es pareja, es el montante destinado a la pública del total, y que comparado y dividido es el que da como resultado dichas diferencias, y si les digo la verdad, recemos para que siga siendo así.

Pero por si acaso, un dato oficial sacado del último informe publicado el pasado 29 de julio por el MECD:

Escuela Pública: Si se considera únicamente el gasto público por alumno en centros públicos en la E. no universitaria, en el año 2014 es de 5.169 euros, y considerada su evolución desde 2009 (5.606 euros) aparece un decrecimiento global del 7,8%. Por comunidades autónomas, País Vasco, C. Foral de Navarra y Cantabria presentan el gasto más elevado por alumno en centros públicos no universitarios. En todas las comunidades autónomas se ha producido una disminución, salvo en Extremadura, siendo las comunidades con mayores descensos en términos relativos Castilla–La Mancha, Comunitat Valenciana y Cataluña.

Escuela Concertada: El gasto de las Administraciones educativas dedicado a la enseñanza concertada ha pasado de 4.025,0 millones de euros en el año 2004 a 5.768,5 millones de euros en el 2014, incrementándose, por tanto, en 1.743,5 millones de euros. Las comunidades autónomas aumentan su gasto en 1.739,4 millones de euros, mientras que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte lo hace en 4,3 millones de euros. De 2004 a 2009 se observa un crecimiento continuo del gasto en conciertos, produciéndose una disminución a partir de 2010 y un repunte en 2014.

0

Cuando dos más dos sean 5, yo seré Papa.

10408770_1587753748147485_1537221271686904088_n

Lo dijo Bertrand Russel, lógico y filósofo brtitánico, para ilustrar el principio de que cualquier conclusión se puede deducir de una proposición contradictoria. A pregunta de un alumno «Imagine que usted piensa que 2+2=5, ¿se puede deducir que usted es el Papa?, Russel respondió: Supongamos que 2 + 2 = 5; Restemos 3 de cada uno de los miembros de la identidad; obtenemos 1 = 2. Por simple simetría, 1 = 2 implica que 2 = 1. Ahora, dado que el Papa y yo somos dos personas distintas, y dado que 2 = 1, el papa y yo somos uno. Como resultado de ello, yo soy el Papa.

Pues ese día ha llegado, como lo oyen. El Gobierno ni corto ni perezoso acaba de lograr hacer realidad el sofisma matemático alcanzando el estatus de Papa. Concretamente y para ser exactos, ha conseguido que un 4,7916 sea un cinco, y el Papa es infalible – imagino que por eso se pretendía relegar la “Filosofía” del currículo de Secundaria-.

El problema, una vez superado el “Matemático” y el “Religioso” por gracia divina, es el “Literario”. Si entendemos por “aprobado” o “superado” un cinco sobre diez, cómo subsanamos la proposición contradictoria de quien no alcance el 5 apruebe o supere la etapa. Muy sencillo, desvinculamos los resultados, que total, lo ponen unos funcionarios que se llaman docentes, y con un contundente “y cumple los requisitos de titulación” soluciono el problema, ya que los requisitos los pongo yo, cuando quiero, cómo quiero y me dé la gana, que para eso antes me he convertido en Papa e infalible. Muerto el perro se acabó la rabia.

Pero todavía falta por solucionar la optativa, Valores Éticos. En qué lugar queda el trabajo y el esfuerzo de aquellos alumnos que sí han alcanzado y superado el cinco, cuando ahora se le trasmite la idea de que con menos esfuerzo podrían tener el mismo título, cuestión de Física básica, pues se queda justamente en el lugar 18 del periodo 1 de la tabla periódica Química, en Helio.

Aunque “Tecnológicamente” hablando, unos tengan más o menos exigencias en resultados dependiendo “Geográficamente” de si tienen “Lengua cooficial”, esto puede justificarse en beneficio de la “Artes Escénicas”.

Y es que para sacar el título de ESO, no hay que haber aprendido una “Primera Lengua Extranjera” en Oxford,  o saber “Latín”,  basta con que lo sepa el que dispone los requisitos de titulación, aunque “Musicalmente”, se dé la nota.

En fin, puestos a elegir, antes que a Russel, prefiero a Arthur Blair, más conocido por George Orwell, y una cita de su obra 1984, “La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sí solo”, a lo que añadiría, también en Política aunque no se estudie en la ESO.