Cuando dos más dos sean 5, yo seré Papa.

10408770_1587753748147485_1537221271686904088_n

Lo dijo Bertrand Russel, lógico y filósofo brtitánico, para ilustrar el principio de que cualquier conclusión se puede deducir de una proposición contradictoria. A pregunta de un alumno «Imagine que usted piensa que 2+2=5, ¿se puede deducir que usted es el Papa?, Russel respondió: Supongamos que 2 + 2 = 5; Restemos 3 de cada uno de los miembros de la identidad; obtenemos 1 = 2. Por simple simetría, 1 = 2 implica que 2 = 1. Ahora, dado que el Papa y yo somos dos personas distintas, y dado que 2 = 1, el papa y yo somos uno. Como resultado de ello, yo soy el Papa.

Pues ese día ha llegado, como lo oyen. El Gobierno ni corto ni perezoso acaba de lograr hacer realidad el sofisma matemático alcanzando el estatus de Papa. Concretamente y para ser exactos, ha conseguido que un 4,7916 sea un cinco, y el Papa es infalible – imagino que por eso se pretendía relegar la “Filosofía” del currículo de Secundaria-.

El problema, una vez superado el “Matemático” y el “Religioso” por gracia divina, es el “Literario”. Si entendemos por “aprobado” o “superado” un cinco sobre diez, cómo subsanamos la proposición contradictoria de quien no alcance el 5 apruebe o supere la etapa. Muy sencillo, desvinculamos los resultados, que total, lo ponen unos funcionarios que se llaman docentes, y con un contundente “y cumple los requisitos de titulación” soluciono el problema, ya que los requisitos los pongo yo, cuando quiero, cómo quiero y me dé la gana, que para eso antes me he convertido en Papa e infalible. Muerto el perro se acabó la rabia.

Pero todavía falta por solucionar la optativa, Valores Éticos. En qué lugar queda el trabajo y el esfuerzo de aquellos alumnos que sí han alcanzado y superado el cinco, cuando ahora se le trasmite la idea de que con menos esfuerzo podrían tener el mismo título, cuestión de Física básica, pues se queda justamente en el lugar 18 del periodo 1 de la tabla periódica Química, en Helio.

Aunque “Tecnológicamente” hablando, unos tengan más o menos exigencias en resultados dependiendo “Geográficamente” de si tienen “Lengua cooficial”, esto puede justificarse en beneficio de la “Artes Escénicas”.

Y es que para sacar el título de ESO, no hay que haber aprendido una “Primera Lengua Extranjera” en Oxford,  o saber “Latín”,  basta con que lo sepa el que dispone los requisitos de titulación, aunque “Musicalmente”, se dé la nota.

En fin, puestos a elegir, antes que a Russel, prefiero a Arthur Blair, más conocido por George Orwell, y una cita de su obra 1984, “La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sí solo”, a lo que añadiría, también en Política aunque no se estudie en la ESO.

Sobre Saturnino Acosta García

Gaditano de cuna y Extremeño de adopción, cursé no solo estudios de Magisterio por la especialidad de Música también aproveché al máximo sus daños colaterales.