Repetir o interpretar, esa es la cuestión.


 

Las cifras oficiales del 2008 sobre la tasa de abandono escolar, que cada cinco años elabora Eurostat, ya son públicas y oficiales. La cifra a nivel Nacional es más que preocupante, un 31,9% de jóvenes entre 18 y 25 años que no acaban sus estudios de Secundaria Superior, sólo nos superan Portugal y Malta.    

 


 

En Extremadura estamos de enhorabuena, hemos bajado 3,3 puntos con respecto al 2003 y 7.1 frente a 1998, colocándonos con un 33,6, “sólo 1.7” puntos por encima de la media Nacional. Los hay peores, concretamente Baleares, Ceuta y Melilla, Murcia, Andalucía, Castilla La Mancha, La Rioja y Canarias, también mejores, las otras diez comunidades. Pero no hay que lanzar las campanas al vuelo, ahora mismo puede haber, y de hecho hay, un gran número de repetidores en ESO y FP que no engrosan el abandono escolar por edad, porque en realidad no lo han abandonado, pero del que no tenemos seguridad que lo acaben antes de la edad objeto del informe.   

 


 

Que las cifras son preocupantes lo demuestra el énfasis en lograr el Pacto Educativo de todos los grupos políticos viendo lejano el compromiso con la UE  de rebajar el abandono temprano hasta el 10% en el 2010, pero pudiera ser que algunas realidades sean significativamente distintas a las presentadas.  Cualquier retroceso en tan indignas cifras es loable aunque pueden ser relativamente erróneas por Comunidad Autónomas pues hay un indicador que no se ha tenido en cuenta en ninguno de estos estudios y es la tasa de repetidores. Incluir ese marcador podría reinvertir las listas pues mientras hay Comunidades donde se repite con más de dos asignaturas suspensas hay otras que permiten hacerlo hasta con 12.

 


 

El culpable es el nombre de la asignatura y la permisividad del MEC con un punto no muy claro donde se deja agrupar a las asignaturas con un mismo nombre tanto para la titulación como para superación de los cursos, esto es un vacío legal que puede permitir a algunas comunidades con picardía y manga ancha a autorizar la promoción de alumnos de 2º a 3º de ESO con 4 ó 6 suspensos; a 4º de ESO con 6 u 8 y graduarse con 8 ó 12 (entre los cuatro años).   Y es que algunos amparados en la interpretación normativa sentencian “a efectos de promoción y titulación se considerarán como una única materia aquellas de diferentes cursos que mantengan la misma denominación”, es decir, las Matemáticas se pueden ir suspendiendo curso por curso hasta el último, donde si apruebas todos, tus pecados te serán perdonados, una especie de bendición “Urbi et Orbi”.    

 


 

¿Cuáles son las afortunadas?, Asturias, Cantabria, Galicia, Aragón y Cataluña, qué puestos ocupan, ¿los últimos?, no precisamente, Asturias ha rebajado casi 8 puntos de 2003 a 2008, ahí es nada.

 

Sobre Saturnino Acosta García

Gaditano de cuna y Extremeño de adopción, cursé no solo estudios de Magisterio por la especialidad de Música también aproveché al máximo sus daños colaterales.