LAS CHICAS DE LA UNI

 

            Plaza Mayor de Cáceres, sábado 18 de marzo de 1978, seis de la tarde. Un autobús urbano aparece desde la calle General Ezponda –si quieren Calle de los Vinos, ahora peatonal-, gira a la derecha y para junto a los soportales, a la altura del bazar El Barato y la pastelería  La Salmantina –establecimientos ya desaparecidos-. Las  puertas del vehículo se abren y de él desciende una multitud de chicas que van al encuentro de chicos que las esperan solos o en grupos. Son las chicas de la Uni, alumnas de la Universidad Laboral de Cáceres que suben al centro de la ciudad a pasar la tarde.

      La Universidad Laboral se inauguró en 1967, el primer curso estuvo destinado a alumnado masculino, y se estudiaron cursos de Formación Profesional relacionados con la mecánica, la topografía, la agricultura y la ganadería. Pero a partir del curso 1968-69 se dedicó a la enseñanza de Bachiller Elemental y Superior, C.O.U , F.P,  B.U.P  y  A.T.S, dirigido sólo a chicas en régimen de internado, hasta 1978. Los últimos años también acogió a alumnos mediopensionistas.

            Hace unos días, a un antiguo amigo que me encontré en la calle Pintores, le invadió la nostalgia y me recordó la llegada de aquellos autobuses con sus inolvidables pasajeras. “Debes escribir algo sobre eso”, me sugirió. Y le he hecho caso. Creo que merece la pena evocar aquel Cáceres “pre-movida” que tenía una población añadida de más de 1.000 féminas .

            Entonces existían dos discotecas en La Madrila de las que surgieron muchas relaciones entre cacereños y chicas de la Uni: Faunos y Bols (la primera ahora Down, y la segunda Ivanhoe).  En Faunos ponían  música  rock (Rollig, Eric Clapton, Lou Reed, Deep Purple…); en Bols música disco (Boney M,  Bee Gees, Village People…). Pero la música lenta era la más esperada.  Creo que no hace falta decir porqué.

             A las 10 de la noche del sábado y del domingo, las chicas de la Uni esperaban en el Múltiple y en la Plaza Mayor a los autobuses que las llevaban de regreso a la Universidad Laboral.

            Supongo que algunas chicas de la Uní se llevarían buenos recuerdos de su paso por nuestra ciudad; puede que otras hayan hecho todo lo posible por no recordarla. Sé que varias se casaron con cacereños y siguen viviendo en Cáceres. Otras quizá se fueron con ganas de no irse porque no querían olvidar a alguien que se quedaba.

Sobre Juan Jiménez Parra

Cáceres, 1962. Pintor y Escritor.