TODOS CON CASADO

p-casado

Hace tiempo escribí en un blog, al que antes podía dedicarme con más asiduidad, que en el Partido Popular hacía falta aplicar las tres erres: Renovación, Regeneración y Refundación.

Pues bien, la primera de ellas ya se ha producido, aunque tres años más tarde de lo que hubiera sido deseable tanto para el partido como para los intereses generales de nuestra nación.

Con la celebración del XIX Congreso Nacional y la elección del joven PABLO CASADO como flamante Presidente Nacional del Partido Popular, culmina, es cierto, la primera de las premisas que, desde mi modesto punto de vista, tienen que producirse para que el PP pueda volver a ser un partido de gobierno: LA RENOVACIÓN.

Lo dije en su momento: o renovamos por las buenas o nos renuevan por las malas. Y ha tenido que ser de una forma muy injusta e incluso un pelín cruel, es decir, a través de una moción de censura ganada por un partido, apoyada por un conglomerado de independentistas y abonada por los que decían ser nuestros amigos de gobierno. Pero ese hecho ha servido de espoleta para que en el PP se hayan precipitado los acontecimientos. Y decía injusta porque yo, sinceramente, creo que Rajoy es un excelente gestor y así lo ha demostrado a lo largo de su vida política y, además, creo de veras que es el artífice de que España evitase una intervención económica a la que estábamos abocados como consecuencia del despilfarro zapateril, y de que hayamos salido de la profunda crisis en la que el susodicho nos dejó inmersos. Y no sólo un gran gestor, sino que, ahora en su despedida, con hechos, también nos ha demostrado que es un auténtico caballero y un político de partido.

Sin embargo, habiendo reconocido hasta los partidos de la oposición que la gestión económica “popular” nos sacó de la crisis, era cierto que la marca PP-Rajoy había caído en desgracia. Muchas son las razones que podríamos argumentar para defender esa aseveración, pero, sin duda, la principal ha sido la corrupción entre algunos destacadísimos dirigentes de ese partido, que aunque son una inmensa minoría, no se supo gestionar de forma correcta.

Producida ya la renovación con el cambio en la Presidencia del partido, quedan todavía 2 erres más que cumplir:

En primer lugar, creo que es fundamental una REGENERACIÓN, que afecte tanto a las ideas como a las formas. Eso no quiere decir que tengamos que cambiar de ideología (nuestros valores y principios deben ser los mismos), sino que tenemos que adaptarnos a las nuevas realidades sociales de nuestro país. Sobre todo tenemos que modernizar el “aparato” del PP en cuanto a sus formas de trabajar. Hay que reconocer que las redes sociales son ahora muy importantes, son las que van formando opinión y son, en definitiva, las que dan o quitan los votos. Evidentemente regenerar pasa también por que determinados compañeros, que llevan demasiados años en la vida política con grandes responsabilidades a nivel nacional, puedan dar paso a un nuevo equipo de gestores que, contando con la experiencia de aquellos, puedan conectar mejor con la sociedad española y muy concretamente, con los jóvenes, que últimamente no ven a nuestro partido con ningún atractivo.

Y no menos importante es la última erre: LA REFUNDACIÓN. Entiendo que para que todo el proceso de cambio que ha tenido que hacer el PP tras su salida del Gobierno sea realmente eficaz, se hace necesario también llevar a cabo una catarsis que, por un lado, recupere la ilusión de los afiliados y militantes del partido y, por otro, sea capaz de hacerse acreedor de la simpatía de muchos ciudadanos que van a seguir viendo las siglas PP como sinónimo de la corrupción. Por todo ello, lo que yo propongo es que, a la vuelta del verano o a principios del 19 se celebre un Congreso donde, además de hablar de ideas y de programas electorales, se cambie el nombre del partido: “POPULARES” podría ser una opción, pero hay muchas más.

Creo firmemente que con las 3 erres (RENOVACIÓN, REGENERACIÓN Y REFUNDACIÓN), junto a las 3 tes (trabajo, trabajo y trabajo), nuestra organización estaría en condiciones óptimas de disputar el Gobierno a quienes lo han usurpado sin pasar por las urnas y, en definitiva, a ahorrarles a los españoles el sufrimiento que estamos padeciendo con la amalgama de siglas y partidos que ahora nos desgobierna.

Así que ahora. TODOS CON CASADO!!!

Sobre José Carlos Bote

José Carlos Bote, Secretario-Interventor, deportista aficionado y vecino de Cáceres.