TENIAMOS QUE SUBIR A PIMESAILLO

PACO 2 (118)

En septiembre de 2013 tu, Carlitos (como te gustaba llamar a mi hijo) y yo dimos un agradable paseo hasta el Trabuquete. Él se lo pasó genial tirándose a las frías aguas que bajan de la sierra formando la Garganta de Jaranda. Quedamos en repetir, pero la próxima vez llegaríamos a Pimesaillo, antiguo poblado que habitaban los cabreros de la zona, o al Refugio de las Nieves. Cada vez que nos veíamos me lo recordabas y yo te daba largas: “no te preocupes que hay muchos días por delante”. Sin embargo esta puta vida se ha encargado de quitarme la razón y te has marchado precipitadamente.

Te conocí allá por la primavera de 1988 cuando, después de aprobar las oposiciones a Secretaría-Intervención coincidimos en el curso selectivo de Mérida.

Enseguida conectamos. Yo era un pelele de 22 años y tú ya un hombre curtido en mil batallas, casado y empleado de la Junta de Extremadura. Era fácil ser tu amigo, porque tenías un corazón como una catedral, lo dabas todo por los demás y a mí me enseñaste mucho de la vida, en muchas cuestiones fuiste como un hermano para mí.

Durante estos 27 años se fue labrando una gran amistad, compartimos muchos momentos en la vida privada, pero sobre todo en cursos de formación y en asambleas de COSITAL a las que íbamos juntos. Desde Zaragoza a Valencia, pasando por Córdoba, Salamanca o el Puerto de Santa María. Madre mía cuantos recuerdos, se me nubla la vista, llevo así todo el día, no acabo de aceptarlo!!!

Pero sobre todo eras un tío hecho a sí mismo, un tremendo luchador que desde la comodidad de un puesto fijo decidió arriesgar y presentarse a unas oposiciones muy complicadas para alguien lego en derecho. Y las superaste, hicimos el curso selectivo y cambiaste la comodidad de la Junta por esta profesión de equilibrista sin red como es la de funcionario de habilitación nacional, en nuestro caso, Secretario-Interventor. Pero no te conformaste con ello, sino que posteriormente te matriculaste en Derecho y conseguiste la licenciatura, cosa que siempre hay que valorar en su justa medida, puesto que entraña mucha dificultad al compaginar estudios y trabajo, junto a la familia. Tampoco te falló el pulso cuando tuviste que cambiar de aires y dar un cambio total a tu vida y asentarte en la comarca de la Vera y concretamente en el pueblo más bonito de Extremadura, Guijo de Santa Bárbara. Allí conociste a Mercedes, que compartió hijos y nietos y que ha estado siempre a tu lado en los momentos de felicidad y en estos últimos 5 años.

También nos unían tus antepasados, que descendían de mi pueblo, Alcuéscar. El insigne Doctor Huertas, por la calle que lleva su nombre he jugueteado toda mi infancia, era tu abuelo. Cuando recrearon una obra de teatro sobre su vida hablamos con el alcalde y te invitó a decir unas palabras. Recibiste una gran ovación. Ya se te veía la madera de líder, que ya ejercías como alcalde de Guijo.

Nuestra amistad tenía, si cabe, más valor por el hecho de que teníamos visiones diferentes de la política, aunque yo creo que nos unía ese espíritu inconformista y rebelde que nos llevaba siempre a querer mejorar las cosas, sin casarnos con nadie.

Te ví por última vez el 29 de mayo, hace apenas un mes, coño! Aproveché que era fiesta local en CC y me escapé a hacerte una visita. Te encontré débil, pero me dije a mí mismo que sería por los efectos del tratamiento. Nos fuimos a recoger unas cerezas, pero cuando el sol empezaba a calentar te invité a retirarnos, aunque tú querías, siempre tan generoso, que llenara el cubo. Después de jugar un rato con tu nieto nos fuimos a tomar un café con los compañeros del Ayuntamiento (cómo te van a echar de menos también ellos!) y más tarde te acerqué a tu casa y nos dijimos adiós con un beso y un abrazo, que ya nunca podremos repetir.

Ya solo me queda despedirme de ti, me aflige la idea de no haber podido acompañarte estos últimos días. Tu último whastapp fue el día 18 de junio, apenas hace 13 días y me dijiste: “BIEN. UN ABRAZO…” No me preguntes porqué pero esa respuesta tan parca me sonó mal, muy mal, no era tu manera de escribir. Y esos puntos suspensivos que descubro ahora al releer tus mensajes quizás querían decir algo que no descifré en su momento. Por otra parte prefiero no haberte visto en los últimos momentos, no sé si podría borrar eso de mi mente, prefiero recordarte bañándonos en paños menores en el Trabuquete mientras Carlitos se tiraba al agua una y mil veces.

Y no te preocupes por la promesa incumplida, Carlitos y yo subiremos a Pimesaillo o al Refugio en tu honor. Lo haremos en septiembre, como habíamos quedado. HASTA SIEMPRE hermano!

 

 

Sobre José Carlos Bote

José Carlos Bote, Secretario-Interventor, deportista aficionado y vecino de Cáceres.