Pili y Mili o el joven español

 

Mis amigas Pili y Mili (como me gusta llamarlas) tienen ganas de encontrar trabajo, casa de alquiler y treinta y tantos años.

Para ser del todo francos, Pili tuvo que dejar hace unos meses su pisito alquilado y volver a vivir a casa de su abuela. Mili aún aguanta los pagos mensuales con heroicidad porque recorta de todos sitios para poder sufragarlos.

Pili, Mili y yo quedamos cada viernes para ponernos al día con los avatares de la semana. Nos gusta especialmente ir de taperías, que dicho sea de paso, están muy moda en Cáceres. La cuestión es que de un año a esta parte de todo de  lo que hablamos es de empleo, o mejor dicho, de la búsqueda de él.

Pili me narra su jornada. Se levanta a las 8.30 y, mientras se prepara el café, va dándole al botón de inicio de su portátil. Antes aún de tomarse la tostada, está abriendo su mail y, para cuando termina desayunar, ya ha comprobado que no le han contestado de ninguna parte. Todo eso antes de las 9 de la mañana. Lo peor, al parecer, es la falta de respuestas. Muy pocas empresas en España se molestan en mandar, ni tan siquiera, un acuse de recibo del currículo, con lo que, qué duda cabe, que no van a mandar un mail a cada candidato para comunicarles que no han sido seleccionados. La única manera, por tanto, es la espera de la no respuesta como modo de rechazo.

Pero Pili no se rinde (aunque hay días que suena más apagada). Cada día, después de las nueve comienza una nueva jornada de búsqueda de empleo por Internet. Se sabe todas las páginas: la del Ayuntamiento de Cáceres, la de los medios regionales, infojobs, camputrabajo , etc.

Hay otros modos, pero resultan menos eficaces (si cabe). Mili reconoce haberse pateado Cáceres sin saber si su currículo habrá atravesado la barrera que separa el cajón donde los almacenan y el receptor (el posible contratante, que empieza a convertirse en nuestro Yeti español).

Pero ellas son fuertes, trabajadoras, inteligentes y desenvueltas, y si las dejasen, lo demostrarían en cualquier lugar.

Sobre chusysublog

Chus Villegas Periodista, filóloga.