Últimos Títulos
0

Influencers literarios

influencers literarios

Booktubers, influencers, reviews, followers… La cosa no pinta bien cuando nos topamos con tantas voces anglosajonas a la hora de conocer por dónde se mueve la literatura española en el siglo XXI. Eso dicen al menos: que el perfil de las personas más mediáticas e influyentes (la traducción al castellano de influencers) en el sector del libro es muy diferente al de décadas atrás.

He escrito “literatura española”, pero habría que explicar que la literatura es tan solo uno de los palos que tocan estos influencers (se me permitirá hoy usar esta palabra, teniendo en cuenta el contexto). Pero hay más temas: dietética, belleza, entrenamiento personal, mindfulness, finanzas, marketing

El modus operandi es este: primero crean una comunidad en las redes sociales, sea YouTube, Instagram, Twitter… (lo cual, hemos de reconocer, tiene su mérito), y luego publican un libro que, por lo general, encuentra buena respuesta en las librerías y en las ferias del libro. Al fin y al cabo, si triunfan en la Red, ¿por qué no habrían de triunfar a pie de calle? A partir de ese punto la migración temática no es complicada: a un influencer hemos de escucharle atentamente, hable de yoga o de novela histórica. ¿Por qué? Ya lo hemos dicho: porque es un influencer, esa persona a la que queremos o detestamos tanto como para seguir sus pasos.

Volviendo a la literatura, muchos añorarán la figura seria, erudita y a veces ensimismada del crítico literario que desde el conocimiento condenaba o santificaba a un autor o a un libro con una reseña publicada en un suplemento cultural o en una revista especializada. Esas personas como de otro tiempo que no se molestaban en compartir con el ancho mundo un selfie explicando lo que habían desayunado.

Los tiempos están cambiando, señor Dylan. Cierto. Y no habría nada que objetar si algunos de los influencers literarios más seguidos supieran un poco de literatura.

 

Francisco Rodríguez Criado

(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 10 de abril de 2019).

Imagen: Pixabay

0

Coleccionistas

cabina telefónica

Cabina telefónica

Una de las ventajas de la infancia es que tienes tiempo para cultivar sueños, aficiones y deseos, algo más complicado para los adultos, tan atareados como estamos en satisfacer la urgencia del prosaico presente. De niño me lancé a aventuras de bajo calado que, si bien no fructificaron,  me ayudaron a crecer al compás de mis inquietudes. Quise montar en casa un laboratorio de fotografía, y como no fue posible, alivié mi frustración coleccionando canicas, sellos, monedas antiguas, por no hablar de aquel verano en que me dio por leer las novelas de Marcial Lafuente Estefanía, que yo conservaba en un atestado cajón como si fueran pepitas de oro… Las colecciones de quiosco, ay, eran una tentación, solo frenada por la escasez de recursos económicos.

Mi ardor coleccionista nunca llegó a nada, pero siempre me ha llamado la atención la figura del coleccionista, sea de plumas estilográficas o bolígrafos, monedas antiguas, coches, minerales o tanques del ejército. En el coleccionista compulsivo que considera de imperiosa necesidad dar con la anhelada pieza para su enésima colección anida siempre el esbozo de una novela o un relato corto. Esa pasión por lo que, visto desde fuera, resulta intrascendente es un resabio de la infancia, cuando creíamos que ciertas cosas, por pequeñas que fueran, podían abrirnos –y así era– una puerta a la felicidad.

Parece ser que los quioscos de revistas tienden a desaparecer con el empuje de la tecnología, siguiendo la estela de las guías y las cabinas telefónicas, las casetes o los walkmans. Es una pena. Todas esas reminiscencias del pasado, que yo conservo en mi retina como nostálgicas estampas en blanco y negro, batallan agónicamente contra el mundo uniformado que habitamos.

En el alma de los coleccionistas de objetos se esconde la inconsciente necesidad de recuperar los destellos de felicidad de nuestra niñez, ese paraíso sin retorno posible.

Francisco Rodríguez Criado, El Periódico Extremadura, 20/2/2019

Imagen: Pixabay

La extinción de las cabinas de teléfono en la calle se aplaza (El Periódico Extremadura)

 

 

0

Entrenar la felicidad

entrenar-la-felicidad

 

Detecto una oleada de positivismo, negro sobre blanco, que no recuerdo que existiera durante mi prosaica infancia. Los mensajes a priori edificantes, propios de los libros de autoayuda, han llegado a tazas, cuadernos, furgonetas y carteles publicitarios, por no hablar de las redes sociales, donde los vídeos, las imágenes y los mensajes de texto nos aleccionan día a día a vivir en paz con nosotros mismos. En mi gimnasio, sin ir más lejos, hay un inmenso cartel zen según el cual “La felicidad también se entrena”. Es bueno saberlo.

Suelo leer estos eslóganes con cierto escepticismo, no porque sea reacio por instinto a adherirme a un movimiento espiritual que te proyecta hacia la felicidad, sino porque dudo que sea posible (e incluso ético) ser feliz en un mundo que a veces parece una ciénaga.

Los medios de comunicación son quizá el contrapunto a esa felicidad a la carta y simplista que tratan de vendernos los más animosos. Basta dar un repaso a la prensa del día para comprobar que las noticias positivas de verdad quedan relegadas a un segundo plano, cediendo terreno a asesinatos, conflictos políticos, dramas humanos y cataclismos naturales. El lector estará al corriente de la trágica muerte de un pobre niño de dos años que se cayó a un pozo, de la agresividad de los taxistas en pie de huelga o del reguero de ciudadanos que huyen de Venezuela o son abatidos por la policía de Maduro, pero seguramente desconoce que esta misma semana se han publicado noticias prometedoras sobre la tasa de empleo (las más bajas en diez años) y sobre la lucha contra el Alzhéimer, la ELA y el cáncer de páncreas.

A lo mejor van a tener razón los gurús de la positividad y para ser felices solo necesitamos quedarnos con aquello que alimenta nuestro espíritu y desechar lo que nubla nuestro ánimo.

Por si acaso, yo también me he puesto a entrenar la felicidad. Por ahora solo noto las agujetas.
Francisco Rodríguez Criado
(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 30 de enero de 2018).

 

0

Zurdos en Japón

zurdos en Japón

Imagen: Pixabay

He leído en Internet, a modo de ejemplo del repudio que han sufrido los zurdos durante siglos, que los japoneses tenían la potestad de repudiar a su esposa si descubrían, una vez casados, que no era diestra. Hoy día los zurdos suponen alrededor del 10 % de la población, unos datos más menos parecidos en todo el mundo, con la sospechosa excepción de Japón, donde solo el 2 % se confiesa zurdo.

La zurdera no es más que la tendencia a manejarse con el lado izquierdo del cuerpo. Salvo esta pequeña “disconformidad”, no encontraremos más rasgos diferenciadores entre los zurdos y el resto de la humanidad, teorías irrazonables aparte. Si se les ha estigmatizado y obligado, entre otras cosas, a escribir con la mano derecha es solo porque la mayoría de la gente es diestra. Es obvio que la superioridad numérica marca las pautas.

Este es uno de los motivos por los que los seres humanos somos gregarios: queremos sentir confort rodeados de personas que, a priori, son iguales a nosotros. De ahí la querencia con la que numerosos ciudadanos se congregan en tantas manifestaciones realizadas al cabo de año. En estos eventos no es tan importe demostrar que son justos como demostrar que son muchos. Ser muchos conlleva tener razón.

Esto explica también que los productos más vendidos realicen más ventas por el mero hecho de estar bien situados en el ranking o que determinados ciudadanos tiendan a votar al partido que va primero en las encuestas, sea el que sea. El grupo da cobijo, seguridad, apoyo. Bien lo saben –por carecer de él– quienes padecen una enfermedad rara. Estos sufren por partida doble: por un lado, debido a sus dolencias; por otro, por no tener una comunidad en circunstancias parecidas que aporte no solo comprensión sino también soluciones médicas.

Antropológicamente, hay motivos para desear formar parte de la manada. Cualquier cosa es preferible a ser un zurdo en Japón.

 

Francisco Rodríguez Criado. Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 17 de octubre de 2018).

Japoneses en Japón

0

Corrección de estilo. Un consejo lingüístico diario

Semanas atrás me propuse redactar un consejo lingüístico diario (de lunes a viernes) que ilustrara, con ejemplos muy prácticos, mi tarea como corrector de estilo. Se trata de breves apuntes en los que rescato errores de escritura habituales, con su consiguiente corrección. Pensé que sería una buena idea que los lectores aficionados al lenguaje –que son más de los que se cree– pudieran ensanchar, dejando a un lado mis limitaciones, sus conocimientos lingüísticos.

Podéis leer estas píldoras lingüísticas en mi muro de Facebook y de Twitter, en este último caso solo aquellas que no sobrepasan los 280 caracteres permitidos por la exitosa red social. Debo de decir que no he fallado un solo día y que hasta la fecha ya son 40 las minilecciones de corrección de estilo disponibles en mi blog ESCRIBIR Y CORREGIR, en la página que he titulado Corrección de estilo en Facebook y en Twitter. (La ventaja de leerlas en el blog es que ahí están reunidas todas, una tras otra).

Sigue leyendo »

0

¿Por qué enganchan las novelas?

Leo en la revista Jotdown que un grupo de científicos norteamericanos cree haber descubierto las causas por las que una novela engancha al lector. El estudio analizó el uso de las palabras y la gramática de novelas de éxito para averiguar en qué coinciden, o lo que es lo mismo, qué elementos diferenciadores las separa de las novelas fracasadas.

Estos investigadores han llegado a varias conclusiones, según ellos relevantes. Por ejemplo: que las novelas de éxito apuestan por verbos que describen procesos mentales (como “reconoció” o “recordó”), mientras que en las de poco éxito abundan palabras que sugieren acciones y emociones (“quería”, “cogió”, “prometió”…). Una de las conclusiones más asombrosas es que la lectura fácil no predispone hacia el éxito… sino hacia el fracaso. Sigue leyendo »

Etiquetas:
0

Dos relatos cortos en “Los zapatos de Knut Ham

Os dejo un par de relatos cortos incluidos en mi último libro, Los zapatos de Knut Hamsun, publicado por De la Luna Libros.

Espero sean de vuestro agrado.

EL DISCURSO DEL HOMBRE INVISIBLE

–Y por lo que a mí respecta –sentenció el hombre invisible tras un largo e interesante discurso–, no soy más que lo que veis.

La muchedumbre, que no veía nada, se dio media vuelta y abandonó en silencio la plaza, sintiéndose estafada. Es cierto que le habían gustado sus sabias palabras, pero vivían en una sociedad –como ocurre con la nuestra– que premiaba no lo que se dice sino quién lo dice. Y resultaba del todo inaceptable aplaudir a un hombre que no da la cara…

El hombre invisible, avergonzado, se retiró allá donde nadie pudiera verle.

 

ADIÓS, PENÉLOPE

No es cierto que Ulises terminara sus días al calor de Penélope. De regreso al hogar, las aves le contaron que la paciente Penélope le había sido fiel durante veinte años y que había rechazado a numerosos pretendientes mientras tejía su moroso tapiz. Y Ulises, empujado por sus complejos de inferioridad, sintió miedo de no estar a la altura moral de su amada. Entonces, cuando estaba arribando a las costas de Ítaca, decidió darse media vuelta y volver a los brazos de la ninfa Calipso a sabiendas de que el bueno de Homero ya arreglaría el asunto.

Francisco Rodríguez Criado

Otros relatos cortos

 

0

Las plumas estilográficas y los escritores

Son muchos los escritores que han rechazado herramientas de escritura como la máquina de escribir o el ordenador a favor de la pluma estilográfica, o que al menos la utilizan como paso preliminar (primero conciben su obra con la pluma y luego la pasan, por lo general, al ordenador).

Han sido muchos los autores insignes que escribieron sus obras con pluma estilográfica. Sin ir más lejos, Pablo Neruda, Premio Nobel de Literatura, aunque luego se encargaba de pasar los textos a la máquina de escribir. Neruda decía que experimentaba mayor sensibilidad escribiendo a mano. Sigue leyendo »

0

Un Gran Slam no se gana solo

Rafa Nadal ha ganado el US Open, su decimosexto título de Grand Slam. Son muchos los titulares que podría haber escogido la prensa tras su victoria, pero algunos medios han optado por entrecomillar sus palabras sobre la inconveniencia de celebrar el referéndum del 1-0.

Los redactores habrán elegido ese titular porque lo habitual es que un deportista de elite escurra el bulto en estos asuntos. Nadal, sin embargo, ha expresado abiertamente su deseo de que Cataluña siga perteneciendo al territorio español. Cabe suponer que a muchos aficionados del Barça les preocupa que la desconexión de España suponga también la desconexión de la Liga española, tal como ha asegurado una y otra vez su presidente, Javier Tebas. Y, sin embargo, callan.

Grand Slam

Tenista Rafa Nadal

Los independentistas, todo ardor revolucionario, airean sus deseos secenionistas a la primera de cambio; los constitucionalistas suelen ser más recatados. Es difícil quitarse de encima los complejos adquiridos durante mucho tiempo. Pero los independentistas, digo, están hechos de otra pasta: les gusta compaginar su vehemencia conquistadora con el victimismo. Se sienten cómodos en ese binomio. La ilegalidad de sus actos no es para ellos sino un ejercicio de romanticismo libertario.

En Cataluña gobierna una casta de políticos aún más mediocre que la del resto del país, y ya es decir. Ahora pretenden vendernos que con su desobediencia imitan a Rosa Parker, la mujer de raza negra que cierto día se negó a levantarse  del asiento del autobús reservado a los blancos. La idea, por abstrusa que parezca, ya ha colado en ciertas mentes.

Rajoy ha dicho que sabe lo que ha de hacer. Me alegro, pero está por ver si don Mariano decide finalmente subir a la red para ganar el partido o si hará como siempre: despejar desde el fondo de la pista las pelotas fáciles. Y así, claro, no se ganan los Grand Slams. Rajoy debería aprender de Nadal y sudar la camiseta.

Francisco Rodríguez Criado es escritor y corrector de estilo. Edita el blog Narrativa Breve, todo un referente para amantes de relatos cortos para adultos y cuentos infantiles.

(Artículo publicado en El Periódico Extremadura el miércoles, 13 de septiembre de 2017).

0

Hoy comemos con: Francisco Rodríguez Criado

entrevista-hoy-comemos-con-1

© Fotografía: Francis Villega, El Periódico Extremadura

 

El pasado domingo, 27-3-2016, salió publicada en este diario la entrevista a doble página que me hizo Miguel Ángel Muñoz para la sección “Hoy comemos con”, que se publica cada domingo.

Podéis leerla aquí.