Archivo feminismo

1

Cualquier mujer pensante solo puede ser feminista.

garciademarina

Autor: García de Marina. Fotografía.  2013.  www.garciademarina.net

Lo peor de una guerra es no escoger bien al enemigo. El término feminismo (principio de la igualdad de derechos de la mujer y el hombre. RAE 1992), provoca a veces más revueltas que la conquista del mismo, en la que llevamos ya casi 4 siglos, desde que   Marie Le Jars de Gournay  publicara De l’Égalité des hommes et des femmes (1622).  Todavía hay mujeres que recelan en declararse feministas, aún cuando respaldan lo que significa con sus palabras y actos. La estrechez de conocimiento, a veces; el exceso de información tergiversada y loca, otras tantas; la falta de conexión entre cerebro y boca, también.

Y es que son muchas las que se han equivocado y renegado del término, siendo jabatas trabajadoras, independientes e incluso incendiarias reivindicativas. Al menos lo que me consta, si me equivoco seguro que alguien me lo hará saber. La generosidad de corregir  es complaciente en su parte más oscura. Bebe, Paula Echevarría, Taylor Swift, Carmen Posadas, Maribel Verdú, Carla Bruni, Carmen Cervera

Algunas acompañan audio para sordos, Soy feminista, pero desde la igualdad, que es como decir, está lloviendo, pero para abajo. Podría ser que las mujeres que necesitan relevancia  y apoyo social, sientan pánico de ser incluidas en grupos de resentidas, antisociales y en pie de guerra contra el hombre,… no, esto no es feminismo. Recordad: igualdad de derechos.

Y mantengo equivocado como único conducto viable de la posición de negación del feminismo en una mujer, pues como dice Ana Mª Perez del Campo: Cualquier mujer pensante sólo puede ser feminista. 

Existieron sufragistas (termino inicialmente peyorativo para nombrar a las mujeres que pedían el sufragio femenino) que tuvieron el valor de abrir brechas que fueron caminos, algunas con una acción social más enérgica, suffragettes, fueron encarceladas, hicieron huelgas de hambre y hasta perdieron la vida en manifestaciones.  Pienso en ellas, leo sobre ellas, y no las imagino señalando con el dedo a esas otras que vivían ajenas al movimiento emergente que surgía a cien metros de su realidad. Es más, tal vez, si las tenían en cuenta y las sumaban a su lista de motivos por los que luchar. La generosidad, por tanto, es otro de nuestros distintivos.

Las diferencias físicas y psicológicas entre hombres y mujeres, también pesan en los argumentos contra el feminismo. Pero es que no se trata de ser iguales, criaturas. Reclamamos los mismos derechos, el mismo trato, las mismas deferencias, obligaciones y posibilidades. Después, ya veremos, si queremos ser como los demás o no parecernos a nadie. Decidir es un triunfo.

El ejemplo y filosofía en el camino de muchas mujeres, corcome las bases del patriarcado y nos hacen más libres a todos con su luz.  Ellas ni siquieran lo saben, afanadas en su trabajo, en su vida, en vivir su libertad. Son feministas de raza  y la fuente de donde nos alimentamos muchas. Profesoras, deportistas, madres, psicólogas, escritoras, cocineras, amas de casa, ingenieras, científicas,… femeninas o no, libres y luchadoras siempre.

El ejemplo y filosofía en el camino de muchos hombres, corcome las bases del patriarcado y nos hacen más libres a todos con su luz.  Como Berto Romero, que ha exigido igualdad de sueldos por el mismo trabajo realizado que su compañera de reparto Eva Ugarte.  Sumaron ambos sueldos y dividieron entre dos. Berto se ha quedado con algo menos de nómina, pero con la dignidad que le sobra ya va vestido para tres temporadas. O García de Marina, quien me ha cedido la evocadora portada de esta entrada con la condición de que el contenido fuera en pro de la igualdad.

El feminismo hay que defenderlo y practicarlo más allá del día en el que todos sepamos lo que es, hay que defenderlo y practicarlo, hasta que todos olvidemos lo que significa. Como la tribu que no sabe lo que es la palabra libertad, porque son libres.

El lenguaje es importante en la medida que es sentencioso, por eso todos los artículos en femenino de esta entrada, encierra la historia de una mujer feminista.

“Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”. Rosa Luxemburg( 1871-1919)

 

María José Trinidad

www.trinidadruiz.com

0

Recaída al abismo. Capítulo 44.

frase-virginiawolf-anonimo

Mujeres que convocáis sólo a mujeres, conmigo no contéis. Para esto no. Esta contienda no es sólo nuestra. El derecho a vivir en plena libertad de mi hija, aparte de mí, desean defenderlo también su abuelo, su padre y su hermano. Si algún día tiene un hijo, cruzo los dedos para que hable en pasado de estos hechos, como parte de la historia negra del duro camino de la mujer.

La sociedad entera debe estar. Aquí y ahora. La indignación no es contra los hombres, ni  únicamente de las mujeres. Es contra las leyes, el silencio, la cobardía y la atrocidad. Y aquí cabe mucho. Tanto que rebosa; ya caen borbotones grasientos como cuajarones de sangre.

Cada parcela, desde la más íntima del hogar hasta la más amplia de la ley necesita revisar sus códigos, hay algo que hace aguas. Y seguro que lo podemos hacer mejor.

Un paso adelante es apoyar y ensalzar las nuevas masculinidades. Hombres que desprecian los chistes machistas de otros hombres hacia sus compañeras, hombres que se atreven a no formar parte del acoso verbal a una camarera, hombres que son tan fuertes que hacen gala de su sensibilidad y de sus miedos, que huelen a los lobos y  piden ayuda a sus iguales para  vigilarlos de cerca. Hombres que caminan a nuestro lado y no delante como escudo, ni detrás como retaguardia.

Un paso adelante es la educación de forma activa y consciente, en el colegio, en la familia, en la asociación del barrio, en las actividades deportivas,… respeto absoluto al de enfrente, rechazo enérgico a cualquier agresión, solidaridad y cooperación.

Habrá tantos pasos como personas diferentes somos y seguro que la suma de todos hará el camino. El único que no aporta es la indiferencia. Yo que no sé hablar con grandes masas de gente, si acaso con personas y preferiblemente de una en una, me atrevo a animar a dar el mejor paseo de nuestras vidas, el de la solidaridad. Necesitamos como sociedad unirnos en esta lucha que nos hace más pobres a todos, que nos hace menos humanos, que nos veja a hombres y mujeres y nos hunde en el fango del miedo.

Llevamos muchos pasos dados, pero son pocos  para los que aún quedan… Tal vez lo mejor es vivir, perseverar y reír, porque la alegría es un acto de resistencia  mucho más fuerte que la tristeza.

Parafraseando a Popper y la paradoja de la tolerancia: para ser una sociedad tolerante la sociedad tiene que ser intolerante con la intolerancia;

resolveríamos la paradoja de la paz tal vez así: para que la sociedad esté en paz, la sociedad debe estar en constante ofensiva con el que perturba esa paz.

“Más que nada, viviendo como vivimos de la ilusión, quizá lo más importante para nosotros sea la confianza en nosotros mismos. Sin esta confianza somos como bebés en la cuna.

Virginia Woolf. Una habitación propia”

Nota: 44 son las mujeres asesinadas en España en el año 2018

M.J.Trinidad Ruiz

www.trinidadruiz.com