¡Me duelen las manos de hablar francés!

El ejército maliense no habla español. Y la mayoría de las tropas españolas no habla francés ni, por supuesto, bambara, el idioma local. Pero eso no supone problema alguno para comprender lo que se dicen. ¡Me duelen las manos de hablar francés!”, manifestaba un soldado de la región en la base internacional de Koulikoro. Y es que la mímica es una de las herramientas fundamentales que ambas armadas utilizan para entenderse.

Mali, trainners , campo de tiro, pruebas de artillería de ejército Mali. me duelen las manos. Personal

Un soldado español “conversa” con uno maliense

Pero no es la única. En un ejercicio de artillería en Kati, que supervisaron los militares de la región extremeña, El Periódico pudo apreciar esta perfecta simbiosis. “Queremos que el ejército maliense aprenda, que sus soldados hagan las cosas por sí solos. Y no importa si hay que repetir, repetir y repetir”, explicó el capitán Lorente, de la base General Menacho de Bótoa. Los soldados españoles son el claro ejemplo. Y las bromas y chascarrillos a los locales son constantes. En español. Y parecen entenderlas, pues siempre sonríen.

Esta conexión no sólo se aprecia en el campo de entrenamiento. En el taller, también dirigido por extremeños, el buen feeling es palpable. “No nos explicamos que laven sus coches tres veces al día”, afirman los españoles al tiempo que un teniente maliense sale a recibir a este periódico portando una gran bandera de España. “Este es la ostia. Siempre de broma con nosotros”, dicen.

Mali, Trainners en campo tiro con soldados de Mali,

Un soldado español comparte un te con tropas malienses.

El carácter extremeño, mejor que el esperanto.

mecánicosMali, Koulikoro,

Un soldado maliense, con la bandera de España

Sobre killo