Descanso entre fusiles

 

Se entrenan para combatir, para parar el empuje yihadista desde el norte de Mali. Pero también sufren el sofocante calor del país africano. Cuando los periodistas de El Periódico llegan a Tanabougou, donde se encuentra la gran explanada que utilizan los trainers para practicar los ejercicios de tiro, varios militares del ejército regular maliense se refugian en las pocas sombras que hay en los alrededores: las de sus camiones y las de los escasos árboles de la zona.

mecánicosMali, Koulikoro,

Un soldado maliense descansa en la arena del campo de tiro

Hace una hora que la Protection Force se encuentra en el campo de tiro y ya han reconocido la zona. Entrenadores ingleses e irlandeses aleccionan a los militares malienses en una primera línea. Les aconsejan, les corrigen la posición y comprueban su puntería en unas dianas situadas al final de la explanada. Otros soldados locales esperan su turno. “Han mejorado mucho. Sólo llevamos aquí dos meses y el progreso es significativo. Están preparados”, dice el teniente irlandés Richard Griffiths.

Los extremeños vigilan los alrededores. Charlan con los militares de Mali que esperan en los camiones, sin chalecos antibalas y en posición más relajada. Es un ejercicio típico de adiestramiento que se repite todos los días y todas las semanas. El descanso y buscar la sombra, necesarios.

 

mecánicosMali, Koulikoro,

Soldados locales, bajo la sombrea de un camión

mecánicosMali, Koulikoro,

Un militar realiza práctica de tiro.

Sobre killo