Un hotel transformado en cuartel militar

“Necesitábamos algo barato y con infraestructuras. Por eso se contrató a un hotel, le pusimos una valla y lo convertimos en cuartel general”. Así resume Eduardo Lobo, capitán del ejército español, la transformación que sufrió el hotel donde ahora residen en Bamako, capital de Mali, más de 100 militares, entre los que se encuentran ocho españoles y un extremeño.

La Misión EUTM Mali VII tiene en ayudar al personal civil maliense una de sus principales premisas. Por ello, el personal que trabaja en el cuartel militar es autóctono. Ciudadanos del país africano. Desde los cocineros hasta los encargados del mantenimiento. “Se firmó un contrato y, ahora, el personal militar puede utilizar todas las instalaciones”, continúa Lobo. El gimnasio, la piscina, las dos plantas transformadas en habitaciones…

También para el deporte, entre sacos terreros y vallas de seguridad, una campo de voley playa levantado por los propios militares reluce al sol de los cuarenta grados malienses. Donde antes había paredes, ahora hay alambres de espinos. Lobo se muestra tranquilo. “El riesgo, ahora mismo, es mínimo”, finaliza.

Mali, Bamako.

Control de entrada del cuartel general de Bamako, antes un hotel. 

Mali, Bamako. Hotel convertido en Cuartel General

El Capitán Eduardo Lobo, conexión en Bamako entre EL PERIÓDICO EXTREMADURA y el ejército.

Sobre killo